Nueva York debate regular patinetes y bicicletas eléctricos y limitar velocidad

EFE

Tres concejales de la ciudad de Nueva York presentaron hoy un proyecto para regular el uso de patinetes y bicicletas eléctricos, el cual permitiría legalizar su uso en las calles neoyorquinas con una limitación de su velocidad y evitando así las sanciones.

En una rueda de prensa en la escalinata ante el Consistorio neoyorquino, el concejal de la ciudad y presidente del Comité de Transporte, Ydanis Rodriguez, detalló las cuatro partes del borrador, con el que aseguró estar "haciendo historia" y siguiendo la estela de otras grandes ciudades que ya tomaron esta decisión.

Acompañado de otros tres representantes -los concejales Fernando Cabrera, Rafael Espinal y Margaret Chin-, el demócrata propuso la legalización de las bicicletas eléctricas que cumplan con unas características determinadas y la regulación del empleo de los patinetes, con el fin de mejorar el deteriorado transporte de la ciudad y hacerlo más "ecológicamente amigable".

Asimismo, el borrador de legislación que avanzó hoy incluye la creación de un programa piloto en una zona determinada de Nueva York, donde se estudiará la implantación de los llamados "e-scooters".

La legislación de las "e-bikes" permitirá el tránsito de aquellas que estén equipadas con "un sistema de pedales operativo y un motor eléctrico que pueda ser usado para propulsar dicha bicicleta sin que el operador la pedalee", con una velocidad máxima de 30 kilómetros por hora (25 para los patinetes).

Esta regulación es una reivindicación antigua de los repartidores de comida, la mayoría de ellos inmigrantes, ya que se trata del vehículo que emplean para su trabajo, con trayectos diarios que en ocasiones rozan los cien kilómetros.

Es por esto que el proyecto también contempla la financiación de los arreglos que los trabajadores pobres puedan necesitar para ajustar sus bicicletas a los nuevos requisitos legales.

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, ha sido muy crítico anteriormente con estos vehículos, denominándolas "un peligro real" y "una parte seria del problema" en lo referente a la seguridad en las calles.

"Amamos nuestra ciudad, pero seamos serios: cruzar las calles en Nueva York no debería ser una experiencia horrorosa", aseveró el pasado año tras anunciar un refuerzo del control policial contra estos vehículos motorizados.

Rodriguez y el resto de representantes insistieron en que los repartidores han sido "acosados" y "multados" por utilizar estos vehículos, pero que no se tratan de un peligro en sí mismos, sino del "comportamiento" de sus conductores.

A pesar de esta división en el seno del Ayuntamiento, controlado por los demócratas, Rodriguez se mostró optimista con la consecución de los 35 votos necesarios para conseguir su aprobación.

El concejal anunció también que se desarrollarían audiencias ciudadanas en las próximas semanas para comprobar la aprobación entre los neoyorquinos.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
53°