Ministerio Público denuncia a siete acusados por el asesinato de futbolista

EFE

El Ministerio Público brasileño denunció a siete acusados por el asesinato del centrocampista Daniel Correa Freitas, cuyos derechos deportivos eran propiedad del club Sao Paulo.

La decisión llega apenas un día después de que la Fiscalía formulase los cargos contra los sospechosos, seis de los cuales se encuentran ya detenidos, entre ellos Edison Brittes Júnior, autor material y confeso del crimen.

Brittes será enjuiciado, entre otros cargos, por un homicidio triplemente calificado al haber asesinado a Correa Freitas por un motivo fútil, de manera cruel y sin la posibilidad de defensa de la víctima, según la denuncia.

Su esposa, Cristiana Brittes y su hija Allana, de 18 años, también están detenidas e igualmente se sentarán en el banquillo.

Otros tres de los imputados son amigos de Edison Brittes, ya presos y que supuestamente auxiliaron al empresario para cometer el asesinato. El cuarto es una joven de 19 años que responderá al proceso en libertad.

El abogado Cláudio Dalledone Júnior, defensor de la familia Brittes, cuestionó hoy en rueda de prensa los argumentos de la Fiscalía y afirmó que fue Correa con un "acto criminal y violador" quien "generó esta tragedia".

Edison Brittes defiende que asesinó al jugador porque este habría intentado violar a su esposa, tesis rechazada de plano por la Policía.

Según el letrado, la Fiscalía "buscó sin éxito construir la idea de que era una fiesta sin ningún control", pero era "una fiesta con jóvenes que salían de una discoteca, con el padre y la madre".

"Una fiesta de jóvenes absolutamente dentro de la normalidad", añadió.

Por su parte, el abogado de la familia de Correa, Nilton Ribeiro, repudió esos comentarios en declaraciones a medios locales porque "ofenden la memoria del jugador" y de sus parientes y aseguró que el trabajo de las autoridades brasileñas es irrefutable.

Correa, quien jugaba cedido en el Sao Bento de la Segunda división brasileña, fue encontrado sin vida y castrado el pasado 27 de octubre en una zona boscosa a las afueras de la ciudad de Curitiba, en el sur de Brasil, después de participar en la fiesta de cumpleaños de Allana en la residencia familiar.

El futbolista fue sorprendido en la cama con la esposa de Brittes, con quien se fotografió mientras esta dormía y compartió las imágenes por Whatsapp con algunos de sus contactos.

Acto seguido, recibió una paliza y fue encerrado en el maletero de un automóvil para ser trasladado por Edison Brittes y sus tres amigos a otro local con la intención de matarlo, según concluyó la investigación.

Durante el camino, el empresario vio las instantáneas en el celular de Correa, salió del vehículo y asestó una corte en el cuello del jugador que le causó la muerte, según el laudo forense.

Posteriormente, fue castrado -no hay certezas de si se produjo antes o después de su muerte- y conducido a la zona boscosa donde fue encontrado después, de acuerdo con la Policía.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
59°