Latinoamérica y el Caribe enfrentan los retos del auge del comercio digital

EFE

La región latinoamericana y caribeña está incrementando su inmersión en el sector del comercio electrónico y los pagos digitales, por lo que expertos en la materia instaron a la industria a implementar y aprovechar las soluciones existentes que fortalezcan la seguridad y la confianza del usuario.

En el marco del Foro de Innovación que Mastercard celebra en Miami, del 26 al 29 de noviembre, donde se dan cita líderes y jugadores clave del ecosistema de pagos, uno de los principales mensajes trató sobre las soluciones que generarán un entorno cómodo y seguro para el consumidor.

En los próximos tres años, según estimaciones de los analistas, las transacciones por internet van a sobrepasar a las presenciales en las tiendas, por lo que los consumidores latinos se muestran preocupados por la privacidad de los datos.

En países como México, Colombia o Brasil el 93 % de los adultos está preocupado de que alguien pueda tener acceso a su información personal o financiera, así que prácticamente la totalidad de estas personas (97 %) quiere aprender a salvaguardar sus credenciales.

El vicepresidente senior de Soluciones de Seguridad para América Latina y el Caribe de Mastercard, Patricio Hernández, confirmó ante la prensa que "la seguridad cibernética se ha convertido en un reto para empresas, instituciones y consumidores".

"Al igual que los humanos tenemos un sistema de defensas y sabemos cuando necesitamos medicamentos, entrar en calor o refrescarnos, en tecnología necesitamos un método similar para evitar riesgos financieros", valoró.

Sin embargo, los expertos creen que el verdadero reto es combinar la seguridad con la conveniencia de la "vida digital", donde los consumidores puedan realizar pagos en cualquier lugar y momento con un proceso sencillo.

Para ello, el vicepresidente de pagos digitales de Mastercard, Walter Pimienta, cree que la clave está en la implementación del sistema de "token", con lo cual el número de una tarjeta de crédito o débito es convertido en otro número único e intransferible que protege los datos financieros.

Esta cifra será la referencia para los comerciantes, por lo que los datos completos del usuario permanecen encriptados, evitando que en caso de robo digital los piratas informáticos accedan a la información completa.

El informe sobre el Índice de Evolución Digital para Latinoamérica y el Caribe (DEI LAC), elaborado por The Fletcher School de Tufts University, en colaboración con Mastercard, presentado este martes, reveló que el comercio electrónico en la región se incrementó de un mercado de 126 millones de personas en 2016 a 156 millones de personas en 2019.

En términos monetarios supone pasar de 40.000 millones de dólares a 80.000 millones en el mismo periodo.

El presidente de Mastercard para Latinoamérica y el Caribe, Carlo Enrico, reconoció estar "impresionado" ante las posibilidades que ofrece la región en términos de crecimiento digital y aboga por centrar dicho desarrollo en la "inclusión financiera".

"Por un lado, nos encontramos el problema de que al menos el 46 % de los latinoamericanos no tiene acceso a una experiencia financiera real y segura; lo que nos ofrece la oportunidad de mejorar este mercado", dijo Enrico.

Ante el bajo desarrollo de la economía digital, los análisis de la compañía fijan que el 80 % de las transacciones son todavía en efectivo en Latinoamérica, por un 50 % en el mundo.

El decano de Negocios Globales de The Fletcher School, Bhaskar Chakravorti, cree que aquellos países donde predominan los pagos en efectivo "las irregularidades o la corrupción económica" son mayores que en naciones con un desarrollo digital asentado, puesto que este método "deja rastros que el dinero físico no produce".

Así pues, Chakravorti insistió que esta "inclusión financiera" ayudará a disminuir algunas desigualdades económicas entre países.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
53°