Anuncio

Partido de López Obrador busca desmantelar legado conservador en Puebla

El presidente de la mesa directiva del congreso del estado de Puebla, José Juan Espinosa, habla durante un acto protocolario en la ciudad de Puebla (México) este 20 de noviembre de 2018. EFE

El presidente de la mesa directiva del congreso del estado de Puebla, José Juan Espinosa, habla durante un acto protocolario en la ciudad de Puebla (México) este 20 de noviembre de 2018. EFE

EFE

La nueva mayoría del Congreso del estado mexicano de Puebla, afín al presidente electo Andrés Manuel López Obrador, busca desmantelar el legado del anterior Gobierno del conservador Partido Acción Nacional (PAN), dijo el presidente de la Mesa Directiva del Legislativo, José Juan Espinosa Torres.

Espinosa, de la coalición Juntos Haremos Historia, formada por el izquierdista Movimiento Regeneración Nacional (Morena), de López Obrador, con el Partido del Trabajo y el Partido Encuentro Social, declaró a Efe que es momento de echar abajo leyes, reglamentos y programas conservadores que a su juicio atentaron contra la ciudadanía.

“No es venganza. Es justicia, es rendición de cuentas, desmantelar este régimen semimonárquico, una especie de dictadura que en Puebla se instauró desde el primer año de gobierno de Rafael Moreno Valle”, afirma aludiendo a quien fue gobernador del estado de 2011 a 2017.

Tras la conclusión del Gobierno de Moreno Valle ganó la elección su amigo personal Antonio Gali, quien fue nombrado gobernador por un periodo de solo un año y ocho meses con la intención de homologar las elecciones estatales y federales.

En las elecciones de julio pasado, el PAN obtuvo el triunfo en el estado con un margen muy reducido frente al candidato de la colación Juntos Haremos Historia, Miguel Barbosa.

Sin embargo, los resultados fueron impugnados ante el Tribunal Electoral de la Federación, que aún no resuelve ni ratifica el triunfo de la candidata del PAN, Martha Erika Alonso, esposa de Moreno Valle.

Desde el Congreso estatal, Espinosa -un férreo crítico del sistema que a veces rebasa lo estridente para ser incluso procaz- es la punta de lanza de Morena para emprender una cruzada contra el legado de Moreno Valle.

“Desde Puebla se tejió una red nacional que financió campañas políticas, desde Puebla se tejió una red en donde se influyó para el nombramiento de consejeros electorales, magistrados, jueces”, acusa.

El legislador insiste en que la decisión de Morena de ir contra las iniciativas del PAN no es una venganza.

“Es un proceso no de venganza; es un proceso de normalizar la vida pública a partir de corregir todos los parches legislativos, todas las leyes, los acuerdos que se tomaron y que permitieron que desde el poder público se secuestrara el poder económico de la ciudad (de Puebla, la capital estatal)”, afirma.

El diputado ha impulsado toda una serie de reformas desde el 15 de octubre, cuando tomaron posesión del cargo los nuevos diputados, en medio de una confrontación con la corriente favorable a Moreno Valle y con legisladores del PAN y el Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Enmendó la ley que regulaba el uso de la fuerza pública -llamada popularmente “Ley Bala"-, modificó la Ley del Medio Ambiente para recuperar espacios públicos, echó abajo expropiaciones y cambió la Ley Orgánica de la Fiscalía General para impedir un encargado de despacho, entre otras medidas. Todas fueron vetadas por el gobernador Gali.

“Hoy la LX legislatura rompió el paradigma de la subordinación, del control, de la sumisión”, asegura Espinosa, y pese a los vetos a sus iniciativas declara: “Hemos dado muestras muy claras de que estamos logrando desmantelar buena parte de las leyes y reformas que de manera irresponsable el Gobierno impulsó en los últimos años”.

Niega actuar bajo consigna e insiste en que solo busca demostrar que siempre asistió la razón a su alianza en el combate contra los excesos de un gobernante.

“Fue impresionante la manera cómo desde Puebla se abusó del ejercicio del poder público, se lastimaron las finanzas, no solo en un corto sino en un mediano y largo plazo”, manifiesta.

Y rechaza que en Morena y desde el Congreso exista falta de voluntad para dialogar para impulsar reformas y transitar de un régimen a otro de manera tranquila.

“Hemos tratado de mantener diálogo con Diódoro Carrasco, secretario general de Gobierno, pero no están dispuestos a ceder terreno en su forma de gobierno. Ellos pretenden seguir controlando al Congreso”, acusa.

Y denuncia también que desde que asumieron el cargo han querido cooptar a los legisladores de Morena con grandes cantidades de recursos u ofrecimientos de cargos para tratar de romper la nueva mayoría en el Legislativo estatal.


Anuncio