Anuncio

Nueva York expone las denuncias de la artista argentina Liliana Porter

Una exposición retrospectiva de la artista argentina Liliana Porter en el neoyorquino Museo del Barrio recoge los cincuenta años de su carrera y reúne en sus "Otras situaciones" fotografías, dibujos e instalaciones reivindicativas como "Trabajo Forzado". EFE/ARCHIVO

Una exposición retrospectiva de la artista argentina Liliana Porter en el neoyorquino Museo del Barrio recoge los cincuenta años de su carrera y reúne en sus “Otras situaciones” fotografías, dibujos e instalaciones reivindicativas como “Trabajo Forzado”. EFE/ARCHIVO

EFE

Una exposición retrospectiva de la artista argentina Liliana Porter en el neoyorquino Museo del Barrio recoge los cincuenta años de su carrera y reúne en sus “Otras situaciones” fotografías, dibujos e instalaciones reivindicativas como “Trabajo Forzado”.

La muestra “Liliana Porter: Other Situations” abarca distintas etapas artísticas de la artista, desde sus primeros trabajos con fotografías de sus manos y dibujos en la pared con lápiz, que parecen desafiar la percepción humana, hasta vídeos en los que la narrativa se salta las normas fundamentales del tiempo.

Unas de las partes más llamativas de lo expuesto en El Barrio resultan ser unas instalaciones compuestas por diminutas figuras, que representan a trabajadores, que se enfrentan a trabajos titánicos.

Estas miniaturas forman parte de su serie “Trabajo Forzado”.

Varias piezas en las que, por ejemplo, encontramos a un hombrecillo arreglando un reloj varias veces más grande que él, a otro que, con apenas dos centímetros de tamaño, se afana en pintar de azul la superficie de dos grandes paredes, o a una mujer del tamaño de un alfiler que teje y teje una tela gigante de color rosa.

“La obra de Liliana es muy interesante porque, por un lado, parecen muy inocentes estas obras con los juguetes y las figuritas, pero creo que cada una de sus obras son muy serias, con un mensaje político muy fuerte y tienen un contenido social”, explicó la conservadora del museo, Susanna Temkin, en declaraciones a Efe.

Además de los muñecos afrontando trabajos imposibles, la exhibición explora la influencia de la cultura pop en el trabajo de la artista, con fotografías en las que reúne a Mao, el Ché y JFK con muñecos infantiles como patos de peluche o una figura de Pinocho.

“La obra titular, la que comenta el resto de la muestra, es la foto al principio de la exposición con el Ché, Juana de Arco y Elvis Presley”, detalla Temkin, que menciona lo “divertido” de que la figura de Juana de Arco esté representada por un trozo de queso de la marca “John of Arc”, lo que genera “una serie de discusiones entre varios iconos de la cultura y de la política”.

Además de la exposición, la primera de la artista en la ciudad en 25 años y que estará disponible hasta el 27 de enero, las actividades en torno a la figura de Porter incluyen también una obra teatral titulada THEM, representada el mes pasado en la ciudad, y un libro de ensayos de estudiosos y del comisario de la muestra, que será publicado en 2019.


Anuncio