Anuncio

Puerto Rico busca depender totalmente de energías renovables para el año 2050

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Roselló, habla durante una conferencia de prensa. EFE/Archivo

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Roselló, habla durante una conferencia de prensa. EFE/Archivo

EFE

El gobernador de Puerto Rico , Ricardo Rosselló, anunció hoy lo que denominó “Compromiso de Puerto Rico para el Cambio Climático”, una de cuyas principales metas es que el cien por cien de la energía que se use en la isla para el año 2050 proceda en tu totalidad de las energías renovables.

Se trata, explicó, de una iniciativa que calificó de “histórica” y cuyo objetivo es combatir el cambio climático y crear un isla “ambientalmente sostenible”.

De acuerdo al listado de las metas de Puerto Rico difundido, otra será que la energía que se distribuya sea, al menos, un 40 por ciento, de energías renovables, en el año 2023.

A su vez, a través de un comunicado, el gobernador detalló que otra de las determinaciones a tomar, pasa por la necesidad urgente de transformar la red eléctrica que, consideró, “anticuada”, y convertirla en una red de energía “moderna y resistente”, sin perder el objetivo de fuentes renovables para el año 2050.

Para combatir la erosión costera, Rosselló recordó que ya se ha iniciado el proyecto de reforestación más grande de la historia de la isla: más de medio millón de árboles se plantarán junto a tierras costeras críticas para reducir la tierra perdida debido al aumento de los océanos.

El pasado nueve de noviembre, en un acto público, Rosselló anunció que en los próximos cinco años serán sembrados en Puerto Rico 500.000 árboles nativos y endémicos.

Junto a la secretaria del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), Tania Vázquez, indicaron que aspiran a reforestar las 134 cuencas hidrográficas de la isla.

En el anuncio de hoy, el gobernador también se comprometió a reducir la huella de carbono de Puerto Rico en un 50 por ciento en los próximos cinco años, la agenda, dijo, “más ambiciosa de cualquier gobierno estatal de Estados Unidos”.

“Puerto Rico es especialmente vulnerable a los efectos del cambio climático debido a su ubicación geográfica. Hace 39 años, cuando nací, la ciudad de San Juan podría esperar tener aproximadamente 21 días al año 90 grados fahrenheit (32 celsius) o más de calor”, subrayó.

“Hoy el número de días a 90 grados son 104, un aumento masivo del 395 por ciento. El cambio climático no solo es real, es el problema más importante de nuestra generación y es nuestra responsabilidad enfrentarlo ", dijo el gobernador Rosselló.

“Estamos emprendiendo el proyecto de resistencia más ambicioso en Estados Unidos, pero no podemos detener el cambio climático solos. Necesitamos que todos y cada uno de los estados (federales) sigan el ejemplo, por lo tanto, pido a mis colegas de todo el país que se unan a mí en la lucha de nuestra generación: ‘poner fin al cambio climático y salvar nuestro planeta’”, dijo.

A su vez, remarcó que mientras la mayoría de estados miembros de las Naciones Unidas ya firmaron el Acuerdo Climático de París, “Estados Unidos retiró su apoyo el año pasado. Dado el tamaño y el impacto de la economía de EE.UU., es imperativo que los estados tomen medidas como las implementadas a través de este ‘Compromiso de Puerto Rico para el Cambio Climático’, para que el mundo pueda comenzar a avanzar hacia el ahorro de nuestro planeta”.

Por otro lado, quiso agradecer a “mis compañeros de la Alianza por el Clima de Estados Unidos, a los gobernadores de California, Colorado, Connecticut, Delaware, Hawai, Maryland, Massachusetts, Minnesota, Nueva Jersey, Nueva York, Carolina del Norte, Rhode Island, Vermont, Virginia y Washington, que han liderado el esfuerzo de mantener vivo el Acuerdo Climático de París en Estados Unidos”.

Otro de los puntos de referencia de la Promesa de Puerto Rico para el Cambio Climático son la necesidad de educar y formar a los estudiantes sobre qué es y las consecuencias en el planeta sobre el cambio climático.

“Implementar currículos escolares sólidos sobre mitigación, adaptación, resiliencia y respuesta” ante sus consecuencias.

A su vez, subrayó la necesidad de que hay un nuevo código de construcción en el que se erijan edificios y viviendas “más fuertes” y “más resistentes” y de haya una transición “de nuestra gente a una vivienda segura”.

Rosselló también destacó la creación de un grupo multisectorial para monitorear y actualizar los cambios de política necesarios, así como apoyar la ciencia y la investigación.

Por último, manifestó que es necesaria una intervención “inmediata a corto plazo en playas, arrecifes y acuíferos”, entre otros.

“El marco de reconstrucción de Puerto Rico debe centrarse en la innovación y la capacidad de recuperación”, concluyó.


Anuncio