Anuncio

Despedida y reencuentros en segunda corrida de la temporada grande en México

La segunda corrida de la Temporada Grande en Ciudad de México con los matadores Sebastian Castella (imagen), Ignacio Garibay y Diego Silveti tendrá mañana un doble sabor de despedida y reencuentros. EFE/ARCHIVO

La segunda corrida de la Temporada Grande en Ciudad de México con los matadores Sebastian Castella (imagen), Ignacio Garibay y Diego Silveti tendrá mañana un doble sabor de despedida y reencuentros. EFE/ARCHIVO

EFE

La segunda corrida de la Temporada Grande en Ciudad de México con los matadores Sebastian Castella, Ignacio Garibay y Diego Silveti tendrá mañana un doble sabor de despedida y reencuentros.

Los tres matadores se enfrentarán a un encierro de La Estancia, ganadería establecida en Guanajuato.

El cartel tiene aire de clásico porque tanto Castella como Garibay han coincidido en carteles de La México y ambos se han enfrentado a los toros de La Estancia en esta misma plaza.

Garibay se despide de esta plaza con una ganadería que conoce bien. Hace menos de un año naufragó en este mismo albero con un encierro de este hierro, tan bien presentado como de poco juego.

El mexicano es un torero que suele dejar destellos de clase en lances de sus faenas. En La México ya salió por la puerta grande la última vez, lo que fue visto como un premio excesivo.

De aquella faena siempre quedará el recuerdo del toro que le tocó en suerte llamado "Ílusión”, un gran burel. Seguro que hay expectación de sus muchos seguidores por ver qué sucede en su despedida.

Más estrecha es la relación de Castella con La Estancia. Fue un sobrero de este hierro, un magnífico ejemplar, el que le abrió la puerta grande en 2014.

El torero francés siempre cuenta con el cariño de la afición mexicana que aprecia su valor y su gusto por un toreo con tendencia al vértigo.

En los últimos años no acaba de encontrar el triunfo rotundo, justo desde el 2014, el día que un toro de La Estancia le facilitó la puerta grande.

Las dos orejas de enero de 2017 fueron resultado del apoyo que recibe Sebastian en los tendidos. Aquella faena dejó mucho que desear ya que no se pudo apreciar la mucha bravura del animal de la ganadería de Los Encinos.

Mañana tendrá otra oportunidad para triunfar tras un 2018 donde ha mantenido su nivel de apéndices logrados con 56 orejas y dos rabos que le sostienen en lo alto del escalafón.

El tercer matador es Diego Silveti, el último de una dinastía de gran importancia en la tauromaquia mexicana. No es el torero más relevante de esta casta y desde luego no es por las oportunidades.

Le faltan a Silveti grandes éxitos y muchas veces se le ve dudar en la cara del toro. Curiosamente tiene la virtud de sacar lo mejor de sí ante bovinos con peligro.

Sobre los toros de La Estancia hay que subrayar que suelen cumplir sobradamente en trapío, su bravura no cumple lo exigido con tanta regularidad como su presencia. Veremos qué deparan mañana en La México.


Anuncio