Anuncio

La ONU eleva a ocho el número de cascos azules muertos en la RDC

El secretario general de la ONU, António Guterrez, condenó lo ocurrido e instó a "todos los grupos armados a detener sus actividades desestabilizadoras, que empeoran el sufrimiento de la población y complica la respuesta contra el actual brote de ébola", según indicó su portavoz. EFE/Archivo

El secretario general de la ONU, António Guterrez, condenó lo ocurrido e instó a “todos los grupos armados a detener sus actividades desestabilizadoras, que empeoran el sufrimiento de la población y complica la respuesta contra el actual brote de ébola”, según indicó su portavoz. EFE/Archivo

EFE

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) elevó hoy a ocho el número de cascos azules pertenecientes a la Misión de la ONU (Monusco) en la República Democrática del Congo (RDC) muertos en combates con rebeldes e informó del fallecimiento de otros doce soldados del Ejército congolés.

Según un comunicado del Consejo de Seguridad, siete soldados malauíes y uno tanzano integrados en la Monusco perecieron en combates contra los rebeldes ugandeses del Frente Democrático Aliado (ADF).

El portavoz del secretario general de la ONU, Stéphane Dujarric, había indicado anteriormente que otros diez cascos azules resultaron heridos y un undécimo se encuentra desaparecido.

Las bajas se produjeron “durante unas operaciones conjuntas llevadas acabo por la Monusco y las fuerzas armadas de la República del Congo”, dijo Dujarric durante una rueda de prensa en la sede neoyorquina de la ONU.

En los choques, ocurridos en la localidad de Mayimoya, cercana a la ciudad de Beni, en la provincia de Kivu del Norte, también falleció un número indeterminado de combatientes del ejército regular de RDC y rebeldes.

El secretario general de la ONU, António Guterres, condenó lo ocurrido e instó a “todos los grupos armados a detener sus actividades desestabilizadoras, que empeoran el sufrimiento de la población y complica la respuesta contra el actual brote de ébola”, según indicó su portavoz.

Asimismo, animó a las autoridades congoleñas a continuar “tomando las medidas necesarias para detener y llevar ante la justicia a quienes perpetran ataques contra los civiles, las fuerzas de seguridad y los cascos azules en la RDC”, concluyó.

Los países miembros del Consejo de Seguridad alabaron la labor de los soldados de la Monusco, exigieron a los grupos armados del país que cesaran “inmediatamente toda forma de violencia” y advirtieron de que los “ataques deliberados contra fuerzas para el mantenimiento de la paz pueden constituir crímenes de guerra”.

La muerte de los cascos azules se produjo en un momento de graves enfrentamientos entre el Ejército de la RDC, apoyado por las fuerzas de la Monusco, contra los rebeldes del ADF en el noreste del país.

El Ejército congoleño recuperó hoy el control de la ciudad de Kididiwe, uno de los bastiones estratégicos de los rebeldes ugandeses.

El grupo rebelde lanzó su campaña de violencia en 1996 en el distrito de Kasese, en el oeste de Uganda, tras lo que se expandió a varias zonas fronterizas con la RDC.

Se trata de una de las organizaciones armadas que en la actualidad continúan activas en el país, tras el desarme en noviembre de 2014 del grupo rebelde M23 , que llegó a controlar buena parte de la región.

Esta nación, y en concreto, la región del noreste, lleva años sumida en un largo conflicto alimentado por decenas de grupos armados rebeldes, a pesar de la actividad del Ejército congoleño y de la Monusco, que cuenta con más de 20.000 efectivos en la RDC.


Anuncio