Consejo de Seguridad guarda silencio e Israel y Palestina cruzan acusaciones

EFE

El Consejo de Seguridad de la ONU discutió hoy la escalada de la violencia en Gaza y, dividido, optó por guardar silencio mientras Israel y Palestina intercambiaban acusaciones.

A petición de Bolivia y Kuwait, los quince países del Consejo de Seguridad analizaron a puerta cerrada la situación en la Franja, tras 48 horas de la peor escalada de la violencia vivida en la zona desde 2014.

De la reunión, sin embargo, no salió ningún pronunciamiento oficial, dada la división existente en el órgano, donde Estados Unidos, bajo el Gobierno de Donald Trump, se ha alineado muy claramente con Israel, distanciándose aún más del resto de la comunidad internacional.

Tanto Bolivia como Kuwait condenaron tras el encuentro las acciones israelíes y alabaron los esfuerzos de Egipto y la ONU para tratar de calmar la situación.

Según el embajador kuwaití, Mansur al Otaibi, "la mayoría" de los Estados miembros defendieron hoy que el Consejo de Seguridad "debería hacer algo" ante la situación en Gaza, pero no hubo ninguna decisión.

Entre las opciones puestas sobre la mesa figura la de una visita a la zona por parte de los miembros del Consejo, explicó a los periodistas.

Mientras tanto, el representante palestino ante la ONU, Riyad Mansur, lamentó que el Consejo esté "paralizado" por la postura de un país, en referencia a Estados Unidos.

Mansur insistió en que el máximo órgano de decisión de Naciones Unidas debe "asumir su responsabilidad" y culpó de los choques de las últimas horas exclusivamente a Israel.

"Condenamos la agresión. Ellos fueron quienes precipitaron esta última ronda de violencia", dijo a los periodistas el diplomático, apuntando a una incursión militar israelí en Gaza en la noche del domingo, en la que murieron siete milicianos y un soldado de Israel.

Antes, el embajador israelí, Danny Danon, había pedido al Consejo de Seguridad que condenase "a Hamás por sus agresivos ataques" y que "finalmente" designe al grupo como una organización terrorista.

Danon recordó que en apenas veinticuatro horas se dispararon desde Gaza 460 cohetes y morteros hacia Israel, que llegaron a golpear varios edificios civiles.

"Algunos miembros del Consejo de Seguridad moralmente corruptos culparán a Israel y otros que pretenden ser objetivos pedirán moderación a las dos partes", lamentó.

"Déjenme ser claro: no hay dos partes. Está Hamás que ataca y dispara más de 460 misiles a civiles y está Israel que protege a su gente", insistió.

Tras gestiones diplomáticas de Egipto y la ONU, las milicias palestinas de Gaza se comprometieron hoy a un alto el fuego con Israel, que no ha respondido oficialmente al anuncio.

Danon, en ese sentido, insistió en que su país seguirá actuando para proteger a los israelíes y que tomará "cualquier medida necesaria" para ello.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
53°