Suprema Corte de México perfila invalidación de Ley de Seguridad Interior

EFE

La Suprema Corte de Justicia de México se perfiló hoy a invalidar la polémica Ley de Seguridad Interior, que formaliza la actuación de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública.

En el segundo día de debate para revisar las impugnaciones a la Ley, seis ministros de la Corte declararon su inconstitucionalidad por lo que solo faltan dos votos más de los 11 miembros de la Corte para que sea invalidada totalmente. Será el próximo jueves cuando se defina la cuestión.

El primero en fijar postura fue el ministro Eduardo Medina Mora, quien advirtió que el tema en cuestión es de especial trascendencia y que debe abordarse desde la "realidad" nacional.

Precisó que el Congreso, que aprobó la ley el año pasado, "carece de facultad constitucional expresa para legislar sobre seguridad interior".

Medina Mora señaló que, de no invalidarse la ley en su totalidad, "podría perpetuarse el incentivo que hoy provoca que las entidades y los municipios se desentiendan de sus obligaciones más básicas".

La sesión se levantó poco antes de las 14.00 horas locales (20.00 GMT) luego de los ministros Medina Mora, Norma Piña, José Ramón Cossío, Arturo Saldívar, Javier Laynez y Alberto Pérez Dayán se pronunciaron por rechazar la ley.

La discusión continuará el jueves con la postura de los ministros Margarita Luna Ramos, Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, José Fernando Franco, Luis María Aguilar, ministro presidente, y Jorge Pardo Rebolledo, como ministro responsable del proyecto.

En tanto, el presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos de México, Luis Raúl González Pérez, dijo que el organismo respetará "cualquier decisión" y lo que le preocupa es que "el tema de la coordinación de las corporaciones policiales esté a cargo de autoridades militares, porque tienen diferente preparación".

El ombudsman dijo que el organismo apelará a que los ministros "puedan profundizar en el tema de la seguridad interna, estableciendo que la coordinación esté a cargo de un mando civil".

Hace una semana, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, quien terminará su administración el 30 de noviembre, dijo que su país estará en deuda con las Fuerzas Armadas si no se aplica la Ley de Seguridad Interior.

En México, fuerzas castrenses ejercen tareas de seguridad pública desde el mandato del presidente conservador Felipe Calderón (2006-2012), quien optó por llevar a cabo una guerra militar contra el narcotráfico y el crimen organizado que ha dejado miles de muertos y desaparecidos.

Peña Nieto declaró en diciembre del año pasado que la Suprema Corte decidirá la constitucionalidad de la Ley de Seguridad Interior.

"Corresponde únicamente a nuestro máximo tribunal decidir cuándo una norma se apega a la Constitución y a los tratados internacionales en materia de derechos humanos", dijo entonces.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
64°