Triunfo de Sinena muestra que Arizona tiene "destellos morados"

EFE

Arizona ha dejado de ser un estado totalmente conservador y cada vez tiene más "destellos morados" como demuestra la victoria de Kyrsten Sinema, la primera demócrata electa a este puesto en tres décadas, afirman expertos sobre una región que puede jugar un papel clave en próximas citas presidenciales.

"Somos un estado que se está transformando, de ser un estado "rojo" a mas "azul liberal", dijo hoy a Efe Joseph García, director del Centro de Política Latina del Instituto Morrison, de la Universidad del Estado de Arizona (ASU), en referencia a los tradicionales colores de republicanos y demócratas.

García indicó que el hecho de que Arizona esté dando pasos para ser un "sólido estado morado" (que no está definido a favor de ninguno de los dos partidos principales), se debe sobre todo a una mayor participación de los jóvenes, latinos y los votantes independientes.

Coincide el analista político Michael J. O'Neil, quien dijo a Efe que Arizona es "casi" un estado bisagra, aunque todavía existe una fuerte presencia republicana.

"Estos resultados son una buena señal para los demócratas pero ahora tenemos que ver qué resultados obtienen en elecciones más competitivas como las elecciones presidenciales del 2020", indicó O"Neil.

Después de una cerrada contienda, Sinema fue declarada victoriosa este lunes, casi una semana después de las elecciones del pasado día 6, al derrotar a su contrincante republicana, Martha McSally.

La conservadora, que recibió el apoyo político del presidente Donald Trump, que viajó a Arizona para pedir el voto por McSally, no pudo evitar que pasase a manos demócratas el escaño en el Senado federal que todavía conserva su compañero de partido Jeff Flake, que no se presentó a la reelección.

Sinema se convierte así en la primera mujer electa al Senado por Arizona y el primer demócrata en ser electo para este puesto desde 1988 (Dennis DeConcini).

Arizona era considerado hasta hace poco uno de los estados más conservadores (rojos) de la nación, donde el Partido Republicano había dominando la mayoría de los puestos políticos en las últimas décadas.

En 2016, Trump ganó el estado al superar a su contrincante demócrata, Hillary Clinton, por cuatro puntos porcentuales, distancia mucho menor a la lograda John McCain y Mitt Romney frente al expresidente Barack Obana en 2008 y 2012, respectivamente, y George W. Bush en las presidenciales de 2004 y 2000.

En el último medio siglo, el único presidente demócrata que ha ganado Arizona fue Bill Clinton en 1996 en una contienda en la que arrasó a nivel nacional.

"Sin duda ahora somos un estado diferente al que ganó Trump. Además de la victoria de Sinema, esta vez cinco de los nueve distritos congresuales de Arizona son demócratas", enfatizó el director del director del Centro de Política Latina del Instituto Morrison.

Desde 1990, solo en tres de las catorce elecciones legislativas celebradas los demócratas lograron más escaños en la Cámara de Representantes, en 2008, 2012 y la de las de la pasada semana.

Uno de los curules que recuperaron fue del Distrito Dos que dejó vacante la propia McSally cuando se postuló al Senado y que ganó Ann Kirkpatrick, uno de los escaños que les dio a los demócratas el control de la Cámara baja federal.

Tanto García como O'Neil indicaron que estos resultados ponen ahora al estado de Arizona en la mira de ambos partidos para las elecciones de 2020, en las que los 11 votos electorales de este estado pueden ser vitales para dirimir si Trump es reelegido o la Casa Blanca vuelve a manos demócratas.

"Los resultados que tuvimos en Arizona fueron muy representativos de lo que vimos a nivel nacional", dijo O'Neil, quien considera que será interesante analizar las estadísticas sobre la participación de grupos minoritarios y latinos en el estado.

En este sentido, el dirigente demócrata Julián Castro, quien fuera secretario de Vivienda y de Desarrollo Urbano bajo la Administración Obama, aseguró hoy que el voto latino fue fundamental para el avance de su partido no solo en Arizona, sino también en otros estados como Texas y Nevada.

"En estamos elecciones tenemos más diversidad, estos resultados forman parte de la 'ola azul'", dijo Castro en una conferencia de prensa telefónica organizada por Latino Victory Fund, que apoya a candidatos latinos progresistas.

En Texas, los demócratas ganaron dos puestos en el Congreso federal y se aproximaron a los republicanos en la contienda en el Senado en la que salió reelegido Ted Cruz, y en Nevada se hicieron con el triunfo en las grandes contiendas, incluidas Cámara alta federal y Gobernación.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
51°