Anuncio

Proponen que Argentina lidere el desarrollo de IA para mejorar su economía

Imagen de archivo del economista e investigador del Cippec Ramiro Albrieu. EFE/Archivo

Imagen de archivo del economista e investigador del Cippec Ramiro Albrieu. EFE/Archivo

EFE

Un estudio presentado hoy en Buenos Aires propone que Argentina lidere el cambio tecnológico que surge con el desarrollo de la Inteligencia Artificial (IA) para mejorar su economía a largo plazo y llegar a crecer a un ritmo del 4,4 % por año hasta 2028.

Este informe, realizado por el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec) para Microsoft, anima al país a aprovechar la “ventana de oportunidad” que se abre con la popularización de las tecnologías de IA.

El economista e investigador del Cippec Ramiro Albrieu, que realizó la presentación de este informe junto al gerente general de Microsoft Argentina, Diego Bekerman, afirmó que esta nueva tecnología supone una “oportunidad de romper los ciclos económicos” del país porque ofrece bases de crecimiento sostenible.

“Los países que lideran el cambio tecnológico son los que cobran el dividendo del crecimiento”, explicó Albrieu, que incidió en que la IA está empezando a tener impacto, lo que deja “un campo de juego bastante parejo” para que se inicie la carrera tecnológica.

Para el economista, Argentina -que vive una recesión económica fruto principalmente de la devaluación del peso- y el resto de países latinoamericanos siempre han sido del “pelotón que vino detrás”, pero se abrió una ventana de oportunidad que les permite estar en cabeza de lo que consideran la cuarta revolución industrial.

Según las proyecciones realizadas por Cippec, organización independiente y sin fines de lucro, si el país consigue adaptarse positivamente a este cambio tecnológico, su producto interior bruto (PIB) podría crecer a un ritmo del 4,4 % anual durante los próximos diez años.

Mientras tanto, si Argentina se suma a la revolución desde el pelotón trasero, el crecimiento sería del 3,7 % anual y si la revolución sucede fuera del país, la economía nacional mantendría un incremento del 2 por ciento.

Sin embargo, el investigador del Cippec admitió que existen problemas como la escasez de talento, la falta de financiación e infraestructuras empresariales o las posibles dificultades macroeconómicas que dificultan el proceso.

Por ello, pide que el Gobierno se involucre para “reorientar” políticas públicas y cree iniciativas transversales para fomentar la IA que incluyan a los ministerios de Educación, Ciencia, Cultura y Tecnología; Producción y Trabajo y Hacienda.

A pesar de la situación económica nacional, con la caída del peso argentino ante el dólar que comenzó el pasado abril y la creciente inflación, Ramiro Albrieu aseguró que este plan de desarrollo tecnológico no significa dejar de destinar partidas a ayudas sociales.

Asimismo, el economista aclaró que la Inteligencia Artificial “no se trata de un androide que reemplaza a los trabajadores, sino soluciones que complementan la habilidad de las personas”.

Por su parte, el gerente general de Microsoft Argentina, Diego Bekerman, remarcó que para que esta tecnología se convierta en un factor productivo, el “combustible” que necesitan es la generación y monetización de los datos informáticos.


Anuncio