Demócratas acusan a republicanos de "amenazar" oficiales en recuento Florida

EFE

El líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, y el senador Bill Nelson, acusaron hoy a los republicanos, incluido el presidente Donald Trump, de "intimidar" y "amenazar" a los funcionarios electorales para que no procedan al recuento total de los votos en los comicios de Florida.

Las elecciones al Senado y a la Gobernación de ese estado el pasado 6 de noviembre resultó tan apretada que el margen de diferencia entre republicanos y demócratas no superó el 0,5 %, lo que exige por ley que se efectúe un recuento total de votos.

Sin embargo, los republicanos, empezando por el presidente Trump y el gobernador y candidato al senado, Rick Scott, han acusado a los demócratas de cometer fraude en el escrutinio para que Nelson sea reelegido y el aspirante de este partido a la Gobernación, Andrew Gillum, se haga finalmente con la victoria.

En declaraciones a la prensa, Schumer y Nelson insistieron hoy desde el Capitolio en que Scott está presionando desde su cargo, todavía como gobernador, para frenar el recuento de las papeletas electorales y le pidieron que se inhiba del recuento, por ser él uno de los contendientes.

"Ha estado usando su poder como gobernador para intentar minar el proceso de votación. Es obvio que el señor Scott no puede supervisar el proceso de una forma justa e imparcial", dijo Nelson a los periodistas.

"Este proceso va de una sola cosa: asegurarnos de que cada voto legal se cuenta para proteger el derecho de cada ciudadano de Florida de participar en nuestra democracia", agregó el senador.

Por su parte, Schumer insistió en que los intentos por frenar el nuevo escrutinio por parte de Trump y Scott atienden a su temor de que realmente los floridianos hayan escogido reelegir a Nelson como su representante en el Senado, y advirtió de que minar de esa forma la democracia es "antiestadounidense".

Schumer abogó por dejar que se cuente cada voto legal de una forma justa, para que se dilucide el ganador, sea quien sea.

Nelson, que presentó una demanda judicial en la que pide que se cuenten los votos de las papeletas provisionales, prometió que tomarán medidas "para garantizar que cada voto se cuente sin interferencias ni esfuerzos para socavar el proceso democrático".

Scott entabló también demandas judiciales a las supervisiones electorales de los condados Broward y Palm Beach por las demoras en la contabilidad de votos, y durante una rueda de prensa llegó a sugerir la existencia de "un fraude", si bien las autoridades estatales han descartado algún indicio de hecho delictivo.

Tras conocerse que Florida se veía abocada a efectuar un recuento en varias contiendas, el propio presiente Trump utilizó su cuenta de Twitter para asegurar, sin pruebas, que en ese estado se está "tratando de ROBAR dos grandes elecciones".

Otra de las contiendas que irá a un recuento es la de gobernador estatal, en la que el republicano Ron DeSantis se ha impuesto por solo 33.584 votos, es decir 0,41 décimas, su inmediato rival demócrata, el alcalde de Tallahasse Andrew Gillum, quien la noche del martes llegó a conceder su derrota.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
58°