Chicago quiere conservar la identidad cultural de principales barrios latinos

EFE

El alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, anunció hoy un plan para conservar la identidad cultural de La Villita y Pilsen, los dos principales barrios latinos de la ciudad, junto con medidas para evitar que la gentrificación desplace a los habitantes originales, en su mayoría inmigrantes.

"La diversidad de los barrios de Chicago es la columna vertebral de nuestra gran ciudad, por su rica cultura, restaurantes renombrados y habitantes increíbles", declaró Emanuel en un comunicado.

La Villita es el barrio mexicano por excelencia, con una avenida comercial (la calle 26) que atrae visitantes y compradores de todo el Medio Oeste de los Estados Unidos, mientras que Pilsen tiene habitantes latinos de varias nacionalidades y es considerado un barrio bohemio, donde se destacan sus murales, cafés, tiendas de moda, galerías e iglesias.

Pilsen fue el punto de entrada y asentamiento de los trabajadores de la red ferroviaria y de plantas fabriles, ocupado originalmente por inmigrantes europeos.

Los inmigrantes mexicanos comenzaron a llegar en la década de 1960 y convirtieron al barrio en la primera comunidad latina de la ciudad, para desplazarse luego hacia lo que se conoce como Little Village (La Villita).

Algunas de las construcciones de estilo barroco de Pilsen, a lo largo de las calles 18 y Blue Island, serán declaradas monumentos para evitar una posible demolición. Asimismo, dos corredores industriales de ambos barrios serán modernizados para atraer a empresas que ofrezcan trabajo.

Según una encuesta realizada por American Community Survey, en los dos barrios ubicados en el sureste de la ciudad viven unas 150.000 personas, de las cuales el 80% es hispano.

Emanuel dijo que lo que más preocupa a los vecinos y comerciantes es el avance de la gentrificación, proceso mediante el cual la población original de un sector o barrio es progresivamente desplazada por otra de un nivel adquisitivo mayor.

Para ello, el plan contempla la construcción de viviendas accesibles y créditos para que los habitantes actuales puedan reformar sus casas y permanecer en el barrio.

También se dará asistencia financiera a los productores inmobiliarios que adquieran o refinancien edificios residenciales, a cambio de que ofrezcan rentas accesibles de largo plazo.

"No podemos detener el crecimiento de la ciudad, pero tiene que ser balanceado y servir a los intereses de los residentes locales", declaró en el mismo comunicado el concejal George Cárdenas, cuyo distrito comprende el área en cuestión.

La construcción de viviendas es reclamada por el activista Byron Sigcho, un ecuatoriano que dirige la Alianza de Pilsen.

En una entrevista con Efe, Sigcho destacó la identidad única de Pilsen, pero advirtió que vive una crisis de vivienda que afecta "a la gente más pobre".

Su grupo exige que la Municipalidad cumpla con los objetivos anunciados en 2005 para construir 1.000 viviendas públicas en cinco años, de las cuales solamente se concretó el 20 % hasta el momento.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
52°