Innovación tecnológica y formación médica, claves en democratización de salud

EFE

La innovación en tecnología y modelos de educación médica optimizarían el diagnóstico, los precios de tratamiento y el acceso a servicios de salud de pacientes, lo que supondría una "democratización de la salud" en México, expusieron hoy especialistas.

"Buena parte de la innovación tecnológica y el cuidado de la salud tiene que ver con el conocimiento que la medicina y otras disciplinas puedan tener", dijo el doctor Ricardo Pérez Cuevas, del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), en el Primer Congreso Nacional de Pacientes "Juntos Contra el Cáncer".

El especialista comentó que la Telesalud y la Teleconsulta facilitarían el acceso a los servicios de salud y el envío de muestras a los grandes centros de especialización, para que puedan ser interpretadas con mayor velocidad y eficacia.

La radio oncóloga Dolores De la Mata, del Centro de Cáncer ABC, dijo a Efe que, sin embargo, "necesitamos a alguien que apriete ese botón y sepa dar las decisiones correctas", es decir, una educación tecnológica en las escuelas de medicina.

La innovación en los modelos de educación médica apunta a la formación diagnóstica desde el primer nivel de atención que, de la mano del uso de herramientas tecnológicas, aceleraría la detección de patologías como el cáncer, en la que el tiempo es determinante en la salud del paciente.

Los especialistas destacaron la importancia de que los pacientes y médicos tengan conocimiento de herramientas digitales para consulta de información, para mantenerse actualizados acerca de avances científicos y poder ser gestores de nuevas prácticas que estén al alcance de todos.

Esto debido a que "democratizar la salud" consideraría también la descentralización de la educación y atención médica de alta especialidad, pues "los estudiantes de medicina son nuestros nichos, tenemos que educarles y ellos son los que van a llegar a los pueblos pequeños", apuntó De la Mata.

Y explicó que uno de los puntos que "hay que estar ahorrando" es el tiempo en el que el paciente de cáncer recibe atención oncológica, pues estima que demora unos seis meses desde su llegada a un centro de atención primaria.

"Necesitamos que los médicos que no son oncólogos piensen en el cáncer para que ayuden a llegar al paciente a tiempo, que sensibilicen y eduquen a la población acerca de que detectar el cáncer no duele, es barato y salva vidas", enfatizó.

Para alcanzar el objetivo de que la innovación tecnológica esté al alcance de médicos y pacientes, los especialistas concluyeron en no sustituir la tecnología existente, pero sí apostar a la creación de tecnología propia en México que permita abaratar costos y que sea transferida al interior del país.

"Las buenas inversiones salen baratas, el hecho de que no tengamos que desplazar a pacientes porque les podemos hacer un estudio en una ciudad pequeña y se pueda interpretar por un médico, al final sale barato", subrayó De la Mata.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
58°