Castilla-La Mancha refuerza lazos económicos y turísticos con México

EFE

Castilla-La Mancha visita México con el doble objetivo de conseguir que los turistas de este país que viajan a España den el paso a esta comunidad y captar inversiones mexicanas, explicó hoy a Efe la consejera de Economía, Empresas, Empleo y Turismo del Gobierno autonómico, Patricia Franco.

Durante esta visita de dos días, iniciada el miércoles, el equipo de la consejería se ha desplazado a Ciudad de México para reunirse con hasta 160 personas. A pesar de que México es el quinto país no europeo en relaciones comerciales con Castilla-La Mancha y la balanza comercial es positiva, "las relaciones se pueden intensificar en todos los sentidos", dijo la consejera.

Los mayores atractivos que puede ofrecer la comunidad autónoma, según Franco, son la paz social entre la parte empresarial y la parte sindical, las "excelentes infraestructuras" como aeropuertos y trenes de alta velocidad, el talento de la joven universidad, y la gran cantidad de suelo disponible.

"Estamos consiguiendo que muchas empresas extranjeras que estaban planteándose instalarse en España acudan a Castilla-La Mancha por el talento y por los espacios a precios competitivos", destacó la consejera.

Los sectores españoles que más interesan a México son el agroalimentario y el comercio.

En cuanto al primero destaca principalmente vino, ya que Castilla-La Mancha produce 50 % del vino de España, así como el aceite de oliva, el queso manchego, cordero y ajo, entre otros productos.

En el segundo se interesan en asuntos relacionados con las tecnologías o el turismo, siendo este último uno de los ámbitos más relevantes, sobre todo en lo relacionado con el Quijote de Miguel de Cervantes.

Por otro lado, los productos que más importa el país latinoamericano a Castilla-La Mancha son aparatos mecánicos, material eléctrico y componentes de automoción.

En cuanto al debate generado por la existencia de un queso manchego en México diferente a la denominación de origen de Castilla-La Mancha, la consejera quiso dejar claro que "el problema no es entre los dos países, sino para el consumidor, que a veces no puede diferenciarlos", dijo.

"Somos países hermanos y nos unen muchos lazos, por lo que siempre ha habido duplicidad en muchas terminologías", concluyó Franco.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
57°