Arquitecto español es finalista en plan de remodelación de O'Hare

EFE

El estudio del arquitecto español Santiago Calatrava es uno de los cinco finalistas que competirán por la renovación del aeropuerto internacional O'Hare de Chicago, uno de los más importantes de Estados Unidos.

Al hacer el anuncio, el alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, dijo hoy que la ciudad ha convocado a algunos de los "mejores diseñadores del mundo" para encarar un proyecto que preparará al aeropuerto para el siglo 21.

La obra, que será el mayor emprendimiento en los 73 años de historia de O'Hare, demandara unos 8 años y costará unos 8.500 millones de dólares.

Compiten con Calatrava Skidmore, Owings y Merrill, arquitectos de las torres Willis y Trump de Chicago, y Fentres Arquitects, quienes diseñaron el novedoso techo del aeropuerto de Denver, forrado en tela.

También los ingleses Foster y Asociados, encargados de una nueva tienda de la firma Apple inaugurada junto al río Chicago, y Studio Gang, diseñadores de la Torre Vista actualmente en construcción y que será el tercer edificio más alto de la ciudad.

En los próximos meses cada equipo deberá presentar un modelo de diseño que será exhibido en varios puntos de la ciudad para que la población pueda opinar.

Los aportes serán tenidos en cuenta en el proceso de selección del proyecto ganador.

Hace una década, Calatrava estuvo involucrado en el diseño y planificación del Spire, un rascacielos de 116 pisos que iba a construirse en la avenida que circunda la costa del lago Michigan en Chicago.

El proyecto fue cancelado en 2008, pero el arquitecto valenciano igualmente se mantuvo en la mira de los constructores locales y actualmente trabaja en una escultura de casi nueve metros de altura, que se instalará en el verano del 2019 a orillas del río Chicago.

La remodelación del aeropuerto incluirá la construcción de una terminal global, que irá en lugar de la número 2 actual y será utilizada mayormente por las aerolíneas United y American.

En esta terminal los viajeros nacionales podrán conectarse con vuelos internacionales sin demora y sin necesidad de trasladarse a la terminal 5, que es actualmente la base de las operaciones internacionales.

Está previsto además que la remodelación aumente en un 20 % las puertas de embarque, lo que permitirá reducir demoras y acelerar el desplazamiento de los 78 millones de pasajeros que usan anualmente el aeropuerto.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
54°