Bares de Washington viven legislativas como si fueran la final del Mundial

EFE

Ovaciones, aplausos, gritos y abucheos se repartieron a partes iguales en la noche de los comicios legislativos en "Capitol Lounge", un bar situado a dos calles del Capitolio estadounidense en el que se reúnen los más apasionados por la política de Washington.

"Esta atmósfera es muy especial, se respira un ambiente increíble", dice gritando a Efe un asistente de algún candidato demócrata, que prefiere mantenerse en el anonimato, mientras consume su cuarta cerveza de la noche en su local favorito.

El joven de 30 años asegura que cada noche electoral se congrega en el bar capitalino "con amigos y colegas de profesión" para vivir las coberturas de los medios sobre los comicios "como si fuera la final de un Mundial", sin especificar el deporte.

En la misma barra se encuentra Mike con su esposa, que también trabajan en política -algo muy habitual en Washington- y que optan por no dar su apellido "por si acaso" su jefe "lee el artículo".

"De momento lo estamos haciendo bien, pero podría ir mejor", apunta Mike, que señala que su único deseo es que "los demócratas ganen el mayor número de escaños posibles" en ambas cámaras del Congreso, la de Representantes y el Senado.

En las elecciones de mitad de mandato se deciden la totalidad de los 435 miembros de la Cámara de Representantes y un tercio del Senado, además de una treintena de gobernaciones estatales y centenares de cargos a nivel local.

Cada actualización de los resultados de las proyecciones de las cadenas de televisión CNN y MSNBC -las dos que están en las 12 pantallas de este bar- se celebra como un gol a favor o se llora como uno en contra en un partido de fútbol.

Aunque la mayoría del centenar de personas que se encuentran en el "Capitol Lounge" apoyan al partido azul (demócrata), una minoría republicana grita cada vez que los candidatos conservadores se alzan con la victoria en sus respectivas batallas.

Es entonces cuando los abucheos suenan más fuerte y las caras de temor se dibujan entre los demócratas.

"Mantener el Senado es lo más importante de cara a los dos próximos años de Gobierno de Trump, la Cámara no me importa", analiza para Efe Haley, que forma parte de las decenas de republicanos que han decidido acudir a ese popular bar.

El "Capitol Lounge", que abrió sus puertas a las 9 de la noche y cerrará a las 2 de la madrugada, se encuentra en la misma calle que el "Hawk 'n' Dove", un establecimiento que ha ofrecido el "Happy Hour" (dos consumiciones por el precio de una) a sus clientes a lo largo del día de hoy con motivo de las legislativas.

Otro de los bares que tuvo buena afluencia esta noche fue el "Buffalo Billiards", ubicado en el barrio de Dupont Circle.

Iná Chaves, una brasileña que trabaja para la Organización de Estados Americanos (OEA), se encuentra en esa taberna.

"Me asombra la capacidad de los estadounidenses de transformar todo en entretenimiento, hasta unas elecciones. Siento como si fuera la final de un campeonato de cualquier deporte", comenta a Efe la joven brasileña.

"Hay más de diez pantallas en el bar y las personas aquí animan a los candidatos de sus partidos como si fueran sus equipos de fútbol", añade Chaves, que vive hoy su primera noche electoral en la capital de la política, una ciudad que se transforma en estas fechas marcadas en rojo en el calendario.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
58°