Republicano Abbott domina carrera a gobernador de Texas en discreta campaña

EFE

El actual gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, lidera con una destacada ventaja la carrera a la reelección en las elecciones legislativas de este martes, donde tendrá como rival a la exsheriff del condado de Dallas, la demócrata Lupe Valdez.

En una discreta campaña electoral eclipsada por la atención mediática que ha despertado la batalla política entre Ted Cruz y Beto O'Rourke, candidatos a uno de los puestos texanos al Senado federal, el conservador Abbott mantuvo un discurso centrado en la seguridad en las escuelas y el crecimiento económico.

Por su parte, la candidata demócrata, cuyo perfil destaca por su origen hispano, su orientación homosexual y su pasado como veterana de las Fuerzas Armadas, trató de convencer al electorado a través de la reforma migratoria y el impulso de una educación y sanidad públicas como "base de la igualdad".

Un mensaje que parece no haber calado en la población texana, puesto que según una reciente encuesta publicada por la Universidad de Quinnipiac (Connecticut), Abbott domina la intención de voto con 14 puntos de ventaja, con un 54 % para él y un 40 % para Valdez.

El gobernador lidera con un 69 %, ante el 27 % demócrata, el favor de los votantes blancos; mientras que Valdez gana en la comunidad afroamericana con un 75 % y de los hispanos con un 52 %, frente a un 17 % y 42 %, respectivamente, para Abbott.

Sin embargo, en las elecciones primarias de marzo, los republicanos acumularon más de 1,3 millones de votos, y Lupe Valdez tuvo que acudir a la segunda vuelta para imponerse a su rival y compañero de partido, Andrew White, sumando entre ambos menos de 300.000 papeletas.

Greg Abbott, en silla de ruedas desde hace 35 años por un accidente en su época universitaria y casado con una mujer de origen latino, se define como un conservador "clásico" y es una de las principales figuras de su partido a nivel nacional.

Tanto es así, que el propio presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no dudó en referirse a él, durante un mitin en Houston para apoyar la carrera a senador de Ted Cruz, como un "verdadero patriota" con el que Texas está "seguro".

En el estado de la estrella solitaria, los republicanos ocupan la gobernación desde 1995, cuando el posterior presidente George W. Bush (2001-2009) arrebató el puesto a la popular gobernadora de Texas en aquel momento, la demócrata Ann Richards.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
64°