Abdo Benítez invitó al papa a Paraguay y abordó relaciones con Mattarella

EFE

El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, invitó hoy al papa Francisco a visitar de nuevo el país y abordó las relaciones ítalo-paraguayas con el presidente de la República Italiana, Sergio Mattarella, en el primer día de su visita a Italia y el Vaticano.

El papa y el presidente paraguayo mantuvieron una reunión privada de 25 minutos en el Vaticano, en la que examinaron las políticas del país sudamericano "con especial referencia a la promoción social y el apoyo a la familia, a la lucha contra la pobreza, la corrupción y el narcotráfico", según una nota emitida por la Santa Sede.

El encuentro con el pontífice argentino transcurrió "en una atmósfera de cordialidad", se expresó "el aprecio por las buenas relaciones entre la Santa Sede y Paraguay" y se subrayó "la importancia de los valores cristianos en la historia y en la actualidad del país", según el comunicado.

Benítez mantuvo posteriormente una reunión con el secretario de Estado, Pietro Parolin, y el secretario para las Relaciones con los Estados, Paul Richard Gallagher.

Tras la reunión con el papa, Benítez escribió un mensaje en su cuenta de Twitter en el que declaró que estaba "emocionado por el encuentro" y añadió que "su cariño hacia el Paraguay, sus oraciones y apoyo nos motivan a seguir trabajando por nuestra gente".

Benítez explicó que había compartido con el papa Francisco "los proyectos sociales" que están impulsando y la iniciativa de construir el oratorio a la beata Chiquitunga en la Costanera de Asunción.

"Ojalá pueda venir a inaugurarla", invitó el mandatario a Francisco, quien ya estuvo en Paraguay en julio de 2015, al entregarle una carpeta con el proyecto del oratorio.

El presidente paraguayo llegó al Vaticano acompañado por una amplia delegación de 17 personas, entre quienes se encontraban el canciller, Luis Alberto Castiglioni; la esposa de Benítez, Silvana López Moreira, sus dos hijos, Mario y Santiago - el primero de su anterior matrimonio- así como uno de los hijos de la primera dama.

Benítez entregó a Francisco varios regalos, entre ellos el libro "La flecha y la cruz" de Efraín Enriquéz Gamón o una caja de bombillas de mate en plata y un cuadro que simboliza la Sagrada Familia que cruza un río.

Tras sus reuniones en el Vaticano, Benítez se trasladó al palacio del Quirinal, donde fue recibido por el presidente italiano, Sergio Mattarella.

Ambos compartieron un almuerzo de trabajo "para conversar sobre el fortalecimiento de las relaciones bilaterales", según escribió Benítez en su twitter e indicó en un breve comunicado la Presidencia italiana.

Se trata de la primera visita oficial a un país europeo que realiza Abdo Benítez desde que asumió la Presidencia de Paraguay, el pasado agosto.

Previamente a la visita, el canciller Castiglioni señaló que el presidente paraguayo trataría de cerrar en esta visita, que concluye el próximo día 7, "tres acuerdos importantes" en materia medioambiental, de transporte aéreo y de doble nacionalidad.

Mañana, martes, Abdo Benítez, visitará la empresa cementera Colacem, en la fabrica de Ghigiano, en la ciudad de Gubbio (región de Umbría).

Es una de las cementeras más importantes de Italia, y sus empresarios tienen proyectado instalar una fábrica similar cerca de Vallemí, en el Departamento de Concepción.

El día 7, último del viaje a Italia, Abdo Benítez será el invitado de honor en el Foro Económico IV Foro PYMES Italia-América Latina, organizado por el Instituto Ítalo-Latinoamericano (IILA) en la ciudad de Cesena.

Allí Benítez hablará sobre los atractivos y oportunidades que ofrece Paraguay a la inversión extranjera.

"La idea es atraer a muchos empresarios europeos y latinoamericanos a que conozcan la joya escondida que es el Paraguay", aseguró Castiglioni. EFE

vh-ccg/fpa

(foto)

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
59°