Candidatos texanos al Senado cierran la campaña con visiones antagónicas

EFE

A tan solo dos días para las elecciones legislativas que ponen en juego el dominio republicano, los aspirantes a uno de los puestos por Texas en el Senado, el actual senador Ted Cruz y su rival demócrata Beto O'Rourke, cerraron hoy sus campañas con mensajes antagónicos.

En Texas, los conservadores ocupan los asientos del Senado nacional desde hace más de dos décadas, un resultado que "enorgullece" a Cruz y le lleva a afirmar con insistencia durante sus discursos: "Si algo funciona, ?para qué cambiarlo? Estamos mejor que hace seis años y mi plan es bajar aún más los impuestos".

El actual senador texano, que se enfrentó al presidente, Donald Trump, en las primarias republicanas para la Casa Blanca en 2016, focaliza su programa en el ámbito económico, ensalzando las cifras de creación de empleo y desarrollo empresarial, dejando a un lado temas como la inmigración.

"Si Texas fuera un país, seríamos una de las economías más fuertes del mundo", dijo Cruz en Byron (Texas), en uno de sus últimos mítines antes de cerrar su campaña en el sureste del estado.

Por su parte, el demócrata O'Rourke ha acaparado gran parte de la atención mediática de la carrera electoral, con una recaudación récord para su campaña de más de 60 millones de dólares, según cifras de la oficina del congresista por El Paso (Texas), gracias a un programa basado en temas sociales.

El liberal, cuyos principales asuntos son la defensa de los derechos de los inmigrantes y la reforma del servicio sanitario para conseguir un sistema universal, celebró hoy un acto en la capital texana ante cientos de personas que apoyaban cada frase del político coreando su nombre.

"No importa si eres republicano o demócrata, a quién le reces o cuál sea tu raza, lo único que importa ahora mismo es estar juntos como nación. Tenemos la oportunidad de demostrarle al mundo que el actual Gobierno es una excepción en Estados Unidos", manifestó O'Rourke en Austin.

Sus seguidores consideran que O'Rourke representa "el candidato de todos" y equiparan su popularidad a la conseguida por los expresidentes Bill Clinton (1993-2001) y Barack Obama (2009-2017) durante las campañas de sus primeras elecciones.

En las encuestas, Cruz lidera la carrera con una ventaja de entre 5 y 9 puntos por delante de Beto O'Rourke, que, tal y como declaró en su último mitin, no está "preocupado" por estos registros, ya que confía en que "los texanos demuestren en las urnas que quieren un cambio en el estado".

Tras doce días de votaciones anticipadas, la Secretaría de Estado de Texas reveló que 4.884.528 personas ejercieron su derecho al voto, un 39,86 % de los 12.255.607 de texanos registrados para elegir los puestos de gobernador, uno de los senadores y varios cargos legislativos.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
50°