ONU insta a partes en conflicto en Yemen a aprovechar oportunidad de paz

EFE

El secretario general de la ONU, António Guterres, pidió hoy a las partes implicadas en el conflicto de Yemen que aprovechen la oportunidad que ha surgido para alcanzar la paz, y les advirtió de que el país se encuentra al "borde del precipicio".

"Hay ahora una oportunidad para la paz en Yemen", dijo Guterres en declaraciones a la prensa, en la que expresó su satisfacción por la reciente predisposición del gobierno yemení como de los rebeldes chiíes hutíes para retomar las conversaciones.

Urgió además a las partes a que superen los obstáculos y resuelvan sus diferencias a través del diálogo que se facilitará en las reuniones de este mes, a la vez que recordó que Yemen se encuentra en una situación extrema.

"Yemen se encuentra al borde del precipicio. En el aspecto humanitario, la situación es desesperada", subrayó Guterres.

Pidió también apoyo a la comunidad internacional, que dijo tiene una "oportunidad real para frenar este ciclo de violencia sin sentido y evitar una catástrofe inminente".

Recordó asimismo que la ONU y sus socios ya alimentan a 8 millones de personas en Yemen, una cifra que, como advirtió recientemente el jefe humanitario de Naciones Unidas, Mark Lowcock, podría ascender a los 14 millones, prácticamente la mitad de la población del país.

Guterres advirtió que para evitar que se produzca la inminente catástrofe, se requieren varios pasos, entre los que enumeró el fin de la violencia en todo el país, especialmente alrededor de infraestructuras esenciales y áreas densamente pobladas y que se permita la importación de comida, combustible y bienes básicos.

"Las carreteras deben permanecer abiertas -explicó- para que los bienes que salvan vidas puedan llegar a comunidades por todo el país".

Urgió además que se apoye la economía yemení con la estabilización de la divisa del país y el pago de salarios y pensiones, y que se incrementen los fondos internacionales para que las agencias de ayuda humanitaria puedan expandir sus áreas de acción.

"Debemos hacer todo lo que podamos para acabar con el sufrimiento humano y evitar que empeore la peor crisis humanitaria en el mundo", zanjó Guterres.

El conflicto armado en Yemen comenzó en 2014, cuando los rebeldes chiíes hutíes ocuparon Saná y otras provincias, y se recrudeció en 2015 con la intervención de la coalición militar integrada por países suníes y liderada por Arabia Saudí a favor de las fuerzas leales al presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
53°