La ONU lamenta la retirada de Austria del Pacto Mundial para la Migración

EFE

La ONU dijo hoy lamentar la retirada de Austria del Pacto Mundial para la Migración anunciada ayer por el Gobierno del país, que argumenta que el acuerdo puede sentar la base para que sea considerado como un derecho humano.

"El problema de la migración creo que es claramente un problema que sólo se puede solucionar a través de la cooperación internacional, y eso es exactamente lo que hace el Pacto para la Migración", afirmó hoy en una rueda de prensa Stéphane Dujarric, el portavoz del secretario general de la ONU, António Guterres.

"Es desafortunado haber visto la salida de Austria, así como la de otros países", dijo Dujarric en referencia a la misma decisión que tomaron anteriormente EE.UU y Hungría.

El portavoz de Guterres subrayó que la migración va a seguir sucediendo, con o sin el acuerdo migratorio, y apuntó que la mejor manera de lidiar con ella es hacerlo de forma organizada.

"Se trata de gestionar los movimientos en masa de la gente, quitarle el control a los cárteles criminales, que son los que manejan esas políticas ahora mismo, y dárselo a los estados miembro", aseveró Dujarric.

Esta es una manera, apuntó, de que se garantice que se respetan los derechos humanos de los refugiados y los migrantes, y que se lleve a cabo de forma que pueda beneficiar a todos.

Recordó además que el Pacto Mundial para la Migración no es vinculante y que respeta la soberanía de cada país firmante en el control de sus fronteras.

Las declaraciones del representante de Guterres se producen un día después de que el canciller federal de Austria, Sebastian Kurz, anunciara que se retira acuerdo, que se alcanzó el pasado mes de julio.

"Hay algunos puntos que vemos de manera crítica y donde tememos una amenaza a nuestra soberanía nacional", subrayó ayer Kurz poco antes de iniciarse una reunión del Gobierno, integrado por su Partido Popular (ÖVP) y el ultranacionalista Partido Liberal (ÖVP) del vicecanciller, Heinz-Christian Strache.

Entre sus críticas al documento de Naciones Unidas, se refirió a pasajes que podrían limitar las actividades de las fuerzas de seguridad para deportar a inmigrantes.

Por su parte, Strache resaltó que "algunos contenidos (del acuerdo) son completamente contrarios" a las posiciones del FPÖ y del acuerdo de coalición del Gobierno, surgido de las elecciones de octubre de 2017 tras una campaña xenófoba centrada en la lucha contra la inmigración.

"La migración no es ni puede ser un derecho humano", sentenció el político ultranacionalista.

"No puede darse el caso de que no haya diferenciación entre los flujos migratorios legales e ilegales", insistió el vicecanciller.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
46°