La vida y muerte de película de "Whitey" Bulger, el gran gángster de Boston

EFE

El asesinato en una prisión de alta seguridad de Virginia Occidental del gángster James "Whitey" Bulger a manos de otro reo pone fin a una vida digna de la pluma de los mejores guionistas de cine negro; un cóctel de deslealtad, corrupción policial y crueldad.

Según el diario The Boston Globe, que citó a fuentes conocedoras de los hechos, Bulger fue asesinado poco después de ser trasladado a este centro penitenciario.

La emisora de radio local WV News señaló que fue un recluso quien mató a Bulger, sin ofrecer más detalles.

El octogenario capo había ingresado en la cárcel de alta seguridad de Hazelton (Virginia Occidental), después de haber sido trasladado desde otra prisión de Oklahoma City (Oklahoma).

"Whitey" Bulger, de 89 años, a quien inmortalizó el actor Jack Nicholson en la película de 2007 "The Departed" de Martin Scorsese y Johnny Depp en "Black Mass" (2015) de Scott Cooper, fue el jefe de la mafia irlandesa en Boston en los años 70 y 80.

En esas décadas, la banda de Bulger, centrada en el sur de Boston, y sus rivales de la mafia italiana, con conexiones en Nueva York, protagonizaron una sangrienta batalla por el control de la ciudad.

Bulger fue condenado en 2013 a dos sentencias de cadena perpetua por 11 asesinatos ocurridos durante sus años al frente de la temida "Winter Hill Gang", que dominaba gran parte del negocio de tráfico de drogas, extorsión y las apuestas ilegales de la urbe.

Además de su legado como gran capo del crimen en Boston por casi 20 años, su historia incluye también la novelesca figura del policía corrupto: el agente del FBI John Connolly, criado en el mismo barrio que Bulger, y que avisaba a los gángsteres sobre los operativos policiales.

Y, en un giro argumental aún más ambicioso, la conexión política.

El hermano de "Whitey" Bulger, William, era un conocido político demócrata local que llegó a ser presidente del Senado de Massachusetts y que estuvo al frente de la prestigiosa Universidad estatal hasta que los vínculos con su hermano, con quien supuestamente conversó mientras estaba huido, obligaron a poner fin a su carrera pública en 2003.

Lo que no aparece en la película de Scorsese, aunque da para una más que interesante secuela, son las tranquilas andanzas de Bulger, tras su huida de Boston en 1994.

Durante 16 años permaneció escondido en un sencillo apartamento de la plácida Santa Mónica, una acomodada ciudad del condado de Los Ángeles a orillas del Pacífico, junto a su compañera sentimental Catherine Greig, mientras el FBI lo ubicaba en la lista de los fugitivos más buscados junto a Osama bin Laden.

Exasperados por la incapacidad de localizar al gángster, los agentes federales decidieron concentrarse en determinar el paradero de Greig, conocida por su pasión por la cirugía estética.

Fue a ella a quien finalmente descubrieron en 2011 gracias al rastro dejado por sus operaciones de embellecimiento, acompañada por un hombre de avanzada edad: era Bulger, ligeramente envejecido, quien obviamente vivía bajo otro nombre.

Greig, que cumple condena por cargos menores, se prevé que recupere la libertad en 2020.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
59°