Smurfit Kappa quiere ser la firma de embalajes que más cuida el medioambiente

EFE

El mayor fabricante europeo de cajas de cartón, Smurfit Kappa, quiere convertirse en la empresa de empaquetado que más contribuye al cuidado del medio ambiente, aseguró a Efe Juan Guillermo Castañeda, director ejecutivo de la compañía para las Américas.

El CEO del gigante de embalaje, que acaba de anunciar sus nuevas metas en sostenibilidad, dijo que tienen una visión a largo plazo que pasa por usar más fuentes de fibra de papel sostenible, contribuir a reducir el cambio climático, disminuir sus residuos y el consumo de agua en sus plantas, así como los accidentes laborales.

Por ejemplo, para 2025 quieren reducir en un 30 % los residuos que se envían a los vertederos y en un 60 % la descarga de agua, en ambos casos en comparado con las cifras de 2005.

Para lograr el primer objetivo, detalló Castañeda, la empresa irlandesa tiene previsto montar una nueva prensa en su planta de Cali (Colombia) y el proyecto de envío de las cenizas generadas en esta misma fábrica a una empresa cementera para usarlas como materia prima.

Para reducir la carga orgánica de efluentes instalarán además una nueva planta de tratamiento de aguas residuales con la "mejor tecnología" en la planta que poseen en Barbosa (Colombia).

Para el responsable de la compañía en América el caso de su fábrica de Cali, así como el sistema de separación de residuos en sus instalaciones en Bernal (Argentina) y Forney (Estados Unidos), es un ejemplo de su "modelo de economía circular".

Aseguró que la firma considera que un modelo de "negocio rentable" es el que genera "beneficios no solo económicos, sino sociales y medioambientales" y la economía circular contribuye a ello al romper con el tradicional esquema de "tomar, hacer y desechar" para apostar por la innovación para "reducir, reutilizar, reciclar y recuperar".

"Nuestro objetivo inmediato en sostenibilidad es posicionarnos como la empresa global de soluciones de empaques que más contribuye al cuidado del medio ambiente", dijo.

La filosofía de la empresa se basa en que los embalajes fabricados a partir de papel provienen de fuentes "renovables, son reciclables y biodegradables".

A principios de este año, la empresa dublinesa anunció que había alcanzado, y en algunos casos excedido, sus objetivos de sostenibilidad en 2017, tres años antes de la fecha que se marcaron.

"El año 2017 fue un año muy importante para nosotros porque redujimos en un 26 % las emisiones de CO2 (dióxido de carbono) en comparación con 2005 y tres años antes de la meta que nos habíamos impuesto", destacó Castañeda.

En ese mismo año, potenciaron el uso de fuentes de fibra virgen proveniente de plantaciones forestales comerciales certificadas y también con material reciclable, pues recogieron 1,4 millones toneladas de papel y cartón en toda la región.

Smurfit Kappa pretende además analizar las oportunidades de reducir el uso de energía en operaciones de conversión y evaluar el uso de agua en fábricas de papel que aún no se han evaluado para 2020, así como reducir en un 5 % anual los casos de accidentes laborales.

Sobre sus planes en América Latina, Castañeda indicó que, al igual que hicieron en 2015 al entrar al mercado brasileño, están atentos a posibles compras en una región con "muchas oportunidades", debido especialmente al crecimiento del comercio electrónico que requiere de embalajes, sobre todo en México, Colombia y Argentina.

Menciona además la sustitución del plástico por materiales fabricados a base de papel y la tendencia creciente al uso de los embalajes listos para la venta como claves en América, donde se espera que el sector del empaquetado crezca a un ritmo anual del 14,3 % hasta 2022.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
56°