Miles de demandas por malos servicios médicos en cárceles para indocumentados

EFE

La empresa Correct Care Solutions (CCS), que provee servicios médicos a centros de detención para indocumentados, fue demandada por mala práctica o por negligencia miles de veces durante los últimos 15 años, revela una investigación publicada por Yahoo News.

La cantidad de demandas, 1.395, significativamente más alta que la cifra antes estimada de sólo 140, fue descubierta por Project on Government Oversight, una organización independiente y no partidaria asentada en Washington DC, al revisar archivos federales.

El reportaje reproduce entrevistas y documentos presentados en la corte, e incluye casos de muerte de reclusos por no haber recibido atención médica adecuada o no haberla recibido.

Como ejemplo, la publicación cita que 80 detenidos presentaron quejas por cuestiones médicas contra CCS entre noviembre de 2017 y abril de 2018 en el Centro de Detención Adelanto, en la ciudad homónima en el Condado San Bernardino, California,

El pasado 27 de septiembre, la Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Interna de Estados Unidos (DHS) confirmó que la atención médica en Adelanto era "inoportuna e inadecuada", causando dos muertes en esa cárcel el año pasado.

En Colorado, CCS enfrenta seis demandas por "negligencia causante de muerte", incluyendo el caso de un hombre que falleció al asfixiarse por su propio vómito sin recibir atención, y el de un recluso con la capacidad mental de un niño a quien se le retiró la medicina que podría haber evitado sus convulsiones.

Casos similares se han registraron en Florida, Michigan, Nebraska y Nueva York, entre otros estados.

En 2015, el Departamento de Justicia determinó que CCS no proveía servicios adecuados en una cárcel juvenil en Pecos, Texas. Actualmente, el mismo departamento está investigando otro caso en una cárcel para adultos en Coleman, Florida.

"Esa situación inhumana ha dado lugar a peligrosas negligencias médicas y violaciones desenfrenadas del debido proceso y los derechos de visita de decenas de personas detenidas por ICE (Inmigración y Control de Aduanas) ", dijo a Efe Cristian Solano-Córdova, de la Coalición de Colorado por los Derechos de los Inmigrantes (CIRC).

"La vida de las personas detenidas (en las cárceles para inmigrantes) corre peligro si han estado expuestas a alguna enfermedad", afirmó el activista.

Los problemas de salud no atendidos postergan audiencias e impiden que los indocumentados obtengan libertad condicional o definitiva, o que hablen con sus abogados o familiares.

Fundada en 2003, CCS tiene sus oficinas centrales en Nashville, Tennessee, y opera en 38 estados. Genera ingresos anuales de 1.200 millones de dólares, según su sitio web.

Además de su contrato con ICE, CCS también tiene un contrato desde 2012 con el Buró de Prisiones (federal).

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
69°