Dave Roberts:"Admito las críticas, pero hicimos lo mejor y no fue suficiente"

EFE

El piloto Dave Roberts señaló después de que los Dodgers de Los Angeles fueran eliminados de la Serie Mundial por segundo año consecutivo, en su campo del Dodger Stadium, que admitía las críticas, pero que hicieron "lo mejor y no fue suficiente".

"Jugamos contra un equipo muy bueno y fue un poco mejor que nosotros", justificó Roberts, quien jugó para los Medias Rojas campeones de 2004 y protagonizó en la Serie de Campeonato de la Liga Americana ante los Yanquis de Nueva York una robo de base histórica.

Roberts también defendió el trabajo de todo el equipo y en especial del abridor Clayton Kershaw, que cargó con la derrota en el Quinto Partido, que los Dodgers perdieron por 1-5.

"Clayton (Kershaw) lo dio todo por el equipo y mostró siempre el carácter y la personalidad ganadora de los Dodgers", destacó Roberts. "Admito todas las críticas, pero hicimos lo mejor y no fue suficiente".

En cuento a su futuro al frente de los Dodgers después de haber perdido las dos últimas Series Mundiales de la misma manera, en casa y con los partidos decisivos de marcador de 1-5, Roberts reiteró que deseaba continuar.

"Mi plan es dirigir a los Dodgers", declaró Roberts. "Amo la ciudad, la organización y todo lo que está relacionado con el equipo, incluidas las expectativas que existen de triunfo", destacó Roberts. "Esa es la única manera que puede darse con los Dodgers y me meta es ser también mejor".

Sin embargo, los Dodgers, con la segunda plantilla más cara de las Grandes Ligas, se unió a los Gigantes de Nueva York como los dos únicos equipos que han perdido como locales el encuentro definitivo de una Serie Mundial en dos años consecutivos.

Los Gigantes lo hicieron frente a los Yanquis de Nueva York durante las Series Mundiales de 1936 y 1937, en su campo del Polo Grounds.

Por su parte, Kershaw, que acabó la Serie Mundial con marca perdedora de 0-2, declaró que la realidad del deporte es que sólo un equipo se lleva la victoria final.

"Solo un equipo es el que puede ganar y eso lo sabemos todos", comentó Kershaw. "Pero como es lógico te duelo que hayas luchado toda la temporada, lograses alcanzar la Serie Mundial y al final no puedes pasar del segundo lugar".

Kershaw, que pudo haber lanzado su último partido con los Dodgers, no quiso hacer ningún comentario sobre su futuro con el equipo angelino de la Liga Nacional.

Mientras, el tercera base Justin Turner reconoció que el perder por dos años consecutivos en la Serie Mundial era algo "muy difícil" de asimilar.

"Dos temporadas consecutivas quedando a las puertas del título de la Serie Mundial es algo brutal", subrayó Turner. "Pero a la vez debemos quitarnos el sombrero por todas las cosas buenas que hicimos durante todo el año".

El jardinero cubano Yasiel Puig, que pegó un jonrón de tres carreras en la parte baja de la séptima entrada del Cuarto Juego para darle a los Dodgers la ventaja parcial de 4-0, que luego no supieron aprovechar, se mostró crítico con lo que al final hizo el equipo.

"Podríamos haber hecho más por conseguir el título, pero se nos fue una vez más de nuestras manos", declaró Puig. "Prácticamente se lo regalamos a los Boston, que es un gran equipo. No hicimos las cosas que supuestamente tendríamos que haber realizado en el campo. Hicimos malas decisiones".

El cerrador curazoleño Kenley Jansen, que no pudo defender la ventaja de los Dodgers en el Cuarto Partido cuando en la parte alta de la octava entrada cedió cuadrangular solitario contra el primer base de los Medias Rojas, Steve Pearce, nombrado Jugador Más Valioso (MVP) de la serie, dijo que el equipo lo había dado todo en el campo.

"Dimos lo mejor de nosotros", declaró Jansen. "Dimos todo lo que teníamos. Como es lógico me siento desilusionado y me duelo la derrota".

La que les costó a los Dodgers seguir sin conseguir un título de la Serie Mundial desde el año 1988, mientras los Medias Rojas ya tienen cuatro en las últimas 15 temporadas y lo que es más importante alejaron por completo la maldición del "bambino", que se produjo con la salida de Boston del legendario Babe Ruth, que los atormentó durante 86 años.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
60°