Anuncio

Gobierno avisa a Nicaragua de que la Iglesia debe ser protegida, no atacada

Dos monjas caminan frente a la basílica de San Sebastián en la ciudad de Diriamba (Nicaragua). EFE/Archivo

Dos monjas caminan frente a la basílica de San Sebastián en la ciudad de Diriamba (Nicaragua). EFE/Archivo

EFE

El embajador para Libertad Religiosa del Departamento de Estado, Samuel D. Brownback, dijo hoy que “no es aceptable” la situación del clero católico en Nicaragua y consideró que la “Iglesia debe ser protegida, no blanco de disparos”.

Brownback hizo esas declaraciones en una rueda de prensa, en la que se posicionó sobre la situación de la religión en Nicaragua, Cuba y Venezuela.

El diplomático explicó que un miembro de su equipo visitó recientemente Nicaragua y pudo ver los “agujeros de bala” en los templos, atacados durante las choques entre simpatizantes del presidente nicaragüense, Daniel Ortega, y quienes piden su renuncia.

“Eso -afirmó Brownback- no es una situación aceptable para la libertad religiosa o la tolerancia religiosa. Parece que hay gente, un número de individuos, disparando a las iglesias, persiguiendo las iglesias”.

“No estamos de acuerdo con ese tratamiento, la Iglesia debería ser protegida, no blanco de disparos”, añadió.

La Iglesia ha jugado un papel central en la crisis que vive Nicaragua desde el 18 de abril al actuar como mediadora en el diálogo entre las autoridades y la oposición, un proceso suspendido en julio.

En el diálogo, la Iglesia propuso a Ortega adelantar las elecciones fijadas para 2021 a marzo de 2019, pero el mandatario lo rechazó y llamó “golpistas” a los obispos.

Brownback dijo que el Gobierno se siente “profundamente preocupado” por la situación en Nicaragua y aseguró que ha detectado un “incremento de la persecución” en ese país y en Venezuela.

Al referirse a la nación caribeña, Brownback argumentó que la Iglesia “debe ser libre de hablar como considere” y de expresar su preocupación por la crisis que sufre Venezuela con una alta inflación y escasez de alimentos y medicinas.

“Si (la Iglesia) está preocupada por las condiciones humanitarias de la gente de Venezuela, deberían ser libres de decirlo y no deberían ser perseguidos”, defendió Brownback.

Miembros de la Iglesia católica han sido críticos con el Gobierno venezolano, pero Washington oficialmente no ha detectado una persecución religiosa en ese país y solo ha manifestado preocupación por supuestos comentarios “antisemitas” en los medios de prensa oficiales, según el último informe sobre religión del Departamento de Estado.

En ese documento, el Departamento de Estado indicó, por otra parte, que “el ambiente de libertad religiosa ha mejorado” en Cuba en los últimos años.

Al respecto, Brownback reiteró hoy que la Iglesia debe ser “libre de operar” en Cuba, y que el Ejecutivo cubano debe “proteger” el derecho de los ciudadanos y el clero a organizarse con fines religiosos. EFEUSA


Anuncio