Anuncio

Urgen políticas públicas integrales para combatir obesidad infantil en México

Detener y reducir el incremento del sobrepeso y la obesidad infantil en México es posible, sin embargo hacen falta políticas públicas integrales y efectivas para combatir esta problemática, dijeron hoy especialistas en esta capital. EFE/Archivo

Detener y reducir el incremento del sobrepeso y la obesidad infantil en México es posible, sin embargo hacen falta políticas públicas integrales y efectivas para combatir esta problemática, dijeron hoy especialistas en esta capital. EFE/Archivo

EFE

Detener y reducir el incremento del sobrepeso y la obesidad infantil en México es posible, sin embargo hacen falta políticas públicas integrales y efectivas para combatir esta problemática, dijeron hoy especialistas en esta capital.

“La reducción del sobrepeso y la obesidad en los escolares en México debe ser una prioridad y responsabilidad compartida entre Gobierno, madres y padres de familia, docentes, sector privado y organizaciones”, dijo a Efe Israel Ríos, oficial regional de Nutrición de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) Mesoamérica.

Durante la presentación de la publicación titulada “Buenas prácticas para el control y la reducción del sobrepeso y obesidad en escolares: casos en escuelas privadas de México”, el especialista recordó que, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud (Ensanut) 2016, uno de cada tres niños presenta esta problemática.

“Es por ello que se deben conjuntar esfuerzos para propiciar ambientes alimentarios que faciliten dietas sanas y fortalecer los programas de alimentación escolar, además de promover hábitos saludables en escuelas”, explicó Ríos.

Por su parte, Miguel Malo, representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en México, señaló que “este es un problema difícil de revertir ya que además se debe entender el ambiente obesogénico y esto se observa en todas las escuelas”.

Malo explicó que el ambiente escolar ha influido para que siga habiendo tantos niños obesos en el país.

“No se han podido garantizar bebederos, el 65 % de las escuelas no los tiene, muchas escuelas ni siquiera tienen agua potable o presupuesto para su mantenimiento y esto influye en que los niños consuman bebidas azucaradas”, dijo.

Del mismo modo, señaló que se ha fallado en prohibir la venta de “comida chatarra” dentro de las escuelas, mientras que el etiquetado sigue siendo un problema, así como la publicidad de productos ultraprocesados en horarios infantiles.

“Existe la necesidad de mejorar el contexto escolar, tiene que haber presupuesto, capacitación a profesores, mientras que padres y madres deben estar conscientes de lo que pasa y exigir que se cumplan reglamentos para darles a sus hijos una alimentación saludable”, expresó.

En ese sentido, Matthias Sachse, oficial de salud y nutrición del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) México, explicó que el sobrepeso y la obesidad se podrían reducir si no existiera tanta disponibilidad de alimentos poco saludables.

“En muchos lugares de México los alimentos nutritivos no son accesibles y eso lleva a que no solo haya problemas de sobrepeso y obesidad, sino también que tengamos alrededor de 1,5 millones de niños desnutridos que además padecen sobrepeso”, aseveró.

Los especialistas presentaron seis casos en México de escuelas en las que, a través de prácticas como educación alimentaria nutricional, establecimiento de huertos escolares pedagógicos, adopción de menús saludables y mejoría de calidad de comedores escolares como herramienta pedagógica, se logró reducir el sobrepeso y obesidad en los infantes.

“Pudimos constatar que es posible, porque el impacto no fue solo en los infantes, sino también en sus familias que empezaron a adoptar hábitos de alimentación más saludables”, señaló Delhi Trejo, especialista en nutrición de FAO México.

Dijeron que las buenas prácticas identificadas sugieren la necesidad de construir mecanismos interinstitucionales “dado que la combinación diversas acciones, resultan más efectivas para la adopción de hábitos saludables de manera sostenida”, dijo Ríos.

Los especialistas coincidieron en que el Gobierno mexicano debe priorizar el tema a través de estrategias intersectoriales, así como fortalecer los Programas de Alimentación Escolar para lograr la prevención y reducción de estas problemáticas en niños y niñas en edad escolar.

Además, aseveraron que es obligación del Gobierno garantizar el derecho fundamental de los infantes a gozar una vida sana “por lo que urge implementar un programa nacional de alimentación que pueda servir en todo el país”, dijo Israel Ríos.


Anuncio