Anuncio

Activistas alertan inviabilidad de nuevo aeropuerto de México por sobrecostos

Los activistas del movimiento ciudadano PODER, Fernanda Hopenhaym (i) y Eduard Martín Borregón (d), participan hoy, miércoles 17 de octubre de 2018, en una rueda de ,prensa en Ciudad de México (México). EFE

Los activistas del movimiento ciudadano PODER, Fernanda Hopenhaym (i) y Eduard Martín Borregón (d), participan hoy, miércoles 17 de octubre de 2018, en una rueda de ,prensa en Ciudad de México (México). EFE

EFE

El movimiento ciudadano PODER presentó hoy el resultado de una investigación que alerta de la inviabilidad económica del proyecto de construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) por sobrecostos, y señala irregularidades en los procesos de licitación.

“Es un negocio financieramente frágil y con riesgo de ser inviable”, aseveró en rueda de prensa Fernanda Hopenhaym, codirectora de PODER, quien acusó la “opacidad en temas de financiación” de esta obra impulsada por el presidente mexicano Enrique Peña Nieto.

De acuerdo con la organización, las autoridades mexicanas no han actualizado los costos previstos para la obra a pesar de que el costo del proyecto se ha incrementado en un 69 % tan solo en su primera fase, lo que podría convertir la infraestructura en inviable.

Además, explicaron que el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, que gestiona las obras, solo dispone de 70 % de los 285.000 millones de pesos (15.127 millones de dólares) que costará la primera fase, lo que provocará un endeudamiento público que reducirá más el estrecho margen de beneficios de la infraestructura.

Eduard Martín-Borregón, periodista e investigador de la misma organización, aseguró que “70 % de los contratos se entregaron sin ningún tipo de concurso”, en adjudicaciones que van desde los cuatro hasta los 30 millones de pesos (212.314 a 1,6 millones de dólares) “sin justificación”.

También criticó que en muchos casos es “muy complicado seguir la pista al dinero” y que hay una elevada concentración de las adjudicaciones en un reducido grupo de empresas.

La investigación revela que 51 % de la inversión de las obras se concentra en solo cinco grupos empresariales: el Grupo Carso de Carlos Slim, ICA de Bernardo Quintana, Grupo Hermes de Carlos Hank, GIA+A de Hipólito Gerard Rivero y Grupo Empresarial Ángeles de Olegario Vázquez.

Además, 78 % de las inversiones de las obras se concentran en solo 15 de los 536 contratos adjudicados.

También existe una oposición ambiental contra el nuevo aeropuerto por parte de comunidades del municipio de Texcoco, ubicación de la futura infraestructura, por el daño al medioambiente que pueda provocar.

“Ellos (el Gobierno) se han acostumbrado a ponerle precio a nuestra vida porque únicamente ven en nosotros un signo de pesos porque tenemos tierras. Para nosotros las tierras significan mucho; es el patrimonio de las futuras generaciones”, explicó Trinidad Ramírez, vecina de la zona.

El presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, ha convocado una consulta ciudadana entre el 25 y el 28 de octubre para decidir si continúa la construcción del nuevo aeropuerto o si se cancela la obra y se complementan las instalaciones del saturado aeropuerto actual con otras dos terminales aéreas.


Anuncio