Corregir malos hábitos alimenticios ayuda a prevenir sobrepeso y obesidad

EFE

Corregir los malos hábitos alimenticios puede ayudar a prevenir el desarrollo de enfermedades como el sobrepeso, la obesidad y las afecciones crónicas que se derivan de ambos, dijo hoy en un comunicado un especialista.

En el marco del Día Mundial de la Alimentación, Eder Manuel Rodríguez, experto en Nutrición y Dietética del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, señaló la importancia de la actividad física, la cual dijo "ayuda a aminorar los efectos de la ingesta excesiva de calorías diariamente".

Explicó que es importante aprender a medir las porciones de los alimentos que se consumen diariamente, en este sentido el Plato del Buen Comer dijo, es muy útil toda vez que prioriza la ingesta de frutas y verduras sin dejar de incluir alimentos de todos los grupos.

Señaló que uno de los malos hábitos alimenticios es dejar pasar mucho tiempo entre una y otra comida o bien "brincarse" alguna hora de alimento, lo que genera una mayor necesidad de ingerir alimentos en la siguiente ocasión que el organismo pueda consumir comida.

Las llamadas "colaciones", dijo, pueden ser una opción mientras sean un alimento sano y bajo en calorías con lo cual se busca disminuir la sensación de apetito o ansiedad por comer.

Uno de los momentos más importantes para ingerir alimentos es el desayuno, el cual incluso se recomienda sea más copioso que el resto de las comidas que se programan al día.

Omitir alguna de las comidas, advirtió, puede propiciar una lentitud en el metabolismo o incluso generar una mayor apetito nocturno lo cual produce un mayor almacenamiento calórico.

El especialista comentó que otra recomendación para modificar los hábitos de alimentación es evitar masticar la comida muy rápido lo cual puede incluso también facilitar el desarrollo de reflujo o acidez, así como evitar combinar la ingesta de alimentos con las de bebidas de forma repetida.

Para lograr una alimentación sana reiteró que en cada comida se deben incluir frutas, verduras, legumbres, así como cereales, proteínas de origen vegetal y mesurar el consumo de grasas y azúcares, así como beber por lo menos ocho vasos de agua natural al día.

Del mismo modo, detalló que es importante controlar el consumo de sal, toda vez que lo máximo debe ser de tres a cinco gramos como máximo al día.

De acuerdo con el especialista, se estima que dos de cada 10 personas, presentan deficiencias nutricionales debido a una mala calidad de su alimentación.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
76°