Chacín y Arcia deciden el triunfo de Cerveceros; Grandal es abucheado

EFE

Los venezolanos, el abridor Jhoulys Chacín, y el campocorto Orlando Arcia, surgieron como los jugadores decisivos que ayudaron a los Cerveceros de Milwaukee a tener ventaja en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional ante los Dodgers de Los Angeles y ser los latinoamericanos más destacados.

Antes del inicio de la serie, el consenso era que la rotación abridora de Milwaukee se colocaba como el punto débil de su cuerpo monticular y que el relevo establecido por el piloto del equipo, Craig Counsell, podía marcar la diferencia.

El bullpen de los Cerveceros aún podría ser determinante, pero hasta ahora el pitcheo abridor se ha visto bastante sólido. En un total de 13.0 entradas en los primeros tres choques contra los Dodgers, los abridores de Milwaukee han permitido una sola carrera.

El lunes, en la victoria de los Cerveceros sobre los Dodgers en Chávez Ravine, por blanqueada de 0-4, Chacín lanzó cinco entradas y un tercio y fue decisivo para que al final su equipo tenga la ventaja de 2-1 en la serie que disputan al mejor de siete.

Con su combinación acostumbrada de recta y slider, el oriundo de Maracaibo permitió apenas tres imparables, abanicó a seis bateadores rivales y dio dos bases por bolas.

"Mi slider fue bien importante", declaró Chacín, quien trabajó 10 entradas y un tercio en esta postemporada sin permitir anotación "Sé que mi slider estuvo bien, pero creo que mi comando de la recta fue lo que hizo mejor el slider".

Fue un resultado bien diferente al que tuvo en su salida anterior en el Dodger Stadium, el 2 de agosto. Ese día, Chacín concedió ocho carreras limpias --incluyendo tres jonrones-- en cuatro entradas y un tercio, en lo que sería una derrota de los Cerveceros por 21-5.

Además de su actuación dominante en lo que va de estos playoffs, Chacín cerró la temporada regular con salidas cruciales contra los Cardenales en San Luis y ante los Cachorros en Chicago para ayudar a los Cerveceros a ganar su división y asegurar la ventaja de local para las primeras dos rondas de octubre.

Chacín, quien ha llegado lejos desde que una crisis de lesiones por poco le ponen fin a su carrera, goza al máximo esta etapa de éxitos a sus 30 años de edad.

"Estoy disfrutando pitchar en los playoffs con un gran equipo", destacó Chacín. "Espero tener la oportunidad de estar en la Serie Mundial".

Algo que Counsell no descarta si los abridores encabezados por o Chacín, Wade Miley y Gio González, siguen el ritmo que establecieron en los primeros tres choques contra los Dodgers, para dejar con ventaja al bullpen hermético que poseen los Cerveceros, entre los que se encuentra el relevista mexicano Joakim Soria .

Si Chacín puso el dominio desde el montículo, su compatriota Arcia aportó de nuevo el bateo oportuno y ganador como lo viene haciendo desde el Juego 163 de la temporada regular, el primero de octubre, cuando los Cerveceros derrotaron a los Cachorros para llevarse el título de la División Central de la Liga Nacional.

Ese día, el torpedero se fue de 4-4 para ayudar a Milwaukee a ganar la división por primera vez desde el 2011.

Y en los playoffs, el joven de 24 años ha dado tres jonrones, la misma cantidad que aportó durante toda la temporada regular.

Arcia dio otro vuelacercas en el Juego 3, un cuadrangular de dos carreras frente al abridor Walker Buehler que amplió a 0-4 la ventaja parcial de los Cerveceros sobre los Dodgers.

Bajado a liga menor dos veces durante la temporada regular, el campocorto despegó con el bate después de volver al equipo grande de una vez por todas el 26 de julio.

Luego de batear .196/.233/.249 en los primeros cuatro meses de la campaña, Arcia tuvo una línea de .309/.333/.415 el resto del camino, incluyendo .329/.360/.443 en septiembre/octubre.

El venezolano estuvo en liga menor para aprender a reconocer mejor los pitcheos, en especial los lanzamientos rompientes.

"Siempre he dicho, los peloteros van a tener altas y bajas, no solamente yo, sino cualquiera", expresó Arcia tras el triunfo ante Dodgers, tras irse de 4-1 con el cuadrangular, dos impulsadas y una anotada. "Las cosas no me estaban saliendo, pero aquí estoy, haciendo mi trabajo y ahora todo es diferente".

El bambinazo ante una bola rápida de Buehler llamó la atención al ser por el jardín derecho, justo fuera del alcance del guardabosque cubano Yasiel Puig.

Ahora Arcia, quien ha dado cuadrangulares en dos partidos consecutivos y tres de sus últimos cuatro, lleva slugging de .700 en seis encuentros de playoffs.

De paso, Arcia se ha convertido en el tercer jugador en la historia de Grandes Ligas en conectar tres vuelacercas o más en postemporada con tres o menos durante la regular. Los otros dos fueron el puertorriqueño Roberto Pérez en el 2016 y Willie Randolph en 1981.

La cruz de la moneda la vivió de nuevo el receptor de los Dodgers, el cubano Yasmani Grandal, quien incurrió en su tercer pasbol durante la serie, y el público se mostró exasperado y exigió que Austin Barnes, el suplente, ocupara su puesto, y cuando Grandal se ponchó en tres lanzamientos con las bases llenas en la novena entrada, le tocó escuchar un sonoro abucheo.

"Realmente no escucho el ruido de afuera", aseveró Grandal. "Valoro mi opinión mucho más que la de otros. Eso es lo que me mantiene cuerdo".

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
58°