México protege el paraíso natural de Yum Balam de la explotación turística

EFE

México dio un paso adelante para proteger de la explotación turística el Área de Protección de Flora y Fauna de Yum Balam, en el caribeño estado de Quintana Roo, con la publicación de un nuevo Programa de Manejo, informó hoy el Gobierno.

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) indicó en un comunicado que buscará evitar el desarrollo urbano desordenado, la creación de nuevos centros de población, la deforestación, los cambios de uso del suelo y la acumulación de basura en este paraíso natural.

El Programa de Manejo de Yum Balam prohíbe "introducir envases desechables, PET, unicel y bolsas de plástico", así como la "construcción de pistas aéreas, campos de golf y grandes desarrollos".

Asimismo, ilegitima la descarga de aguas residuales en el mar y los daños a componentes del ecosistema como "los arrecifes coralinos, los pastos marinos, las playas, dunas y manglares, entre otros".

El área de Yum Balam, ubicada al norte de Quintana Roo, alberga selvas tropicales bajas y medianas, manglares, cenotes, esteros y lagunas costeras primordiales para la crianza de numerosas especies marinas como el tiburón ballena, tortugas marinas, cocodrilos y tiburones.

También conviven especies de mamíferos terrestres como el jaguar, el mono aullador, el mono araña, el jabalí de labios blancos y el venado temazate.

En cuanto a aves, es común ver especies como el flamenco, el tucán pico de canoa y el halcón peregrino.

El titular de la Semarnat, Rafael Pacchiano Alamán, dijo que la publicación de este Programa de Manejo era una deuda con México, pero sobre todo un compromiso con el mundo.

Subrayó que durante el mandato de la administración saliente (2012-2018) se ha logrado la publicación de 48 programas de manejo para alcanzar un total de 114 en Áreas Naturales Protegidas a nivel nacional.

Por su parte, el titular de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), Alejandro Del Mazo, explicó que el Programa de Manejo de Yum Balam garantiza la protección de la biodiversidad y el desarrollo social y económico con pleno respeto al entorno natural a través de actividades turísticas sustentables que garanticen el equilibrio ecológico.

En el caso de Isla Grande -parte de Yum Balam- se conservará un 99,6 % y solo en el 0,4 % se permitirán hasta 800 cuartos para hospedaje de turismo en infraestructura de bajo impacto ambiental.

El Caribe mexicano ha visto en los últimos 20 años cómo el turismo masivo ha ido despojando de su hábitat a numerosas especies al convertir en complejos hoteleros paraísos naturales como Tulum o Playa del Carmen.

Con acciones como esta se busca blindar a las áreas cercanas del turismo masivo en pos de una convivencia pacífica con la naturaleza.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
69°