Anuncio
Share

Ewan McGregor se sumerge en el mundo de Winnie the Pooh con Christopher Robin

Fotografía facilitada por Disney Enterprises de Laurie Sparham. En sus esfuerzos por recuperar algunos de sus personajes más populares, Disney ha apostado por "Christopher Robin, un reencuentro inolvidable", una cinta protagonizada por Ewan McGregor que busca "emocionar a adultos y a niños" de la mano de Winnie the Pooh, explicó el actor a Efe. EFE
EFE

En sus esfuerzos por recuperar algunos de sus personajes más populares, Disney ha apostado por “Christopher Robin, un reencuentro inolvidable”, una cinta protagonizada por Ewan McGregor que busca “emocionar a adultos y a niños” de la mano de Winnie the Pooh, explicó el actor a Efe.

La película, que se estrena mañana en los cines españoles, se centra en la historia de un adulto Christopher Robin -el niño que se divertía con Winnie the Pooh y sus amigos de peluche en el Bosque de los Cien Ocres- y que ahora se enfrenta día a día al estrés de su trabajo en una importante empresa de mensajería.

“Ha perdido la conexión con todo. Vemos cómo pasa de ser un niño feliz a convertirse en adulto a la fuerza, al combatir en la Segunda Guerra Mundial y regresar a casa con su familia a un país marcado por la posguerra”, explicó el intérprete, de 47 años.

Robin, quien ya casi no recuerda los días de felicidad e imaginación que poblaron su infancia, parece haberse convertido en un padre estricto y excesivamente centrado en su trabajo.

“Como padre, me resulta muy interesante y complicado hacer de un cabeza de familia durante la posguerra en el Reino Unido, una época en la que vemos que la distancia entre padres e hijos es muy grande. No tiene nada que ver con la relación que tengo yo con mis hijas”, confesó McGregor, que se muestra al principio del filme distante con su familia ficticia.

Pero todo esto cambia con la aparición de Winnie the Pooh, quien, tras perder a sus amigos en el bosque, decide ir al gran Londres en busca de la ayuda de Christopher Robin, a quien no ve desde que este era un niño.

El reparto lo completan Hayley Atwell, que da vida a Evelyn, la esposa de Robin, y Bronte Carmichael como su hija Madeline, dos personajes inéditos creados por el director de la película, Marc Foster.

El resultado final de esta cinta es una historia aparentemente enfocada al público infantil, pero que tiene un mensaje para el niño interior que aún vive dentro de los más mayores.

“Creo que ‘Christopher Robin’ es, de alguna manera, una película dirigida a adultos. Como tal, puedes saber por lo que está pasando, mientras que los niños apreciarán mucho más a las criaturas, sus diálogos y sus aventuras. Sin duda engloba a un público muy amplio”, declaró el británico.

Sobre la idea de sacar a Winnie the Pooh y a sus amigos de su hábitat natural, el protagonista aseguró que “Foster tenía un planteamiento muy claro sobre cómo quería que fuera el nuevo mundo de estos peluches”.

“Sin embargo, siempre nos permitió a todos soñar, ser creativos e involucrarnos en el proceso. Fue mágico”, añadió McGregor, quien ya había trabajado con Foster en el drama “Tránsito” (2005), una película de un registro completamente diferente.

“Disfruto con cualquier tipo de género. Desde mis inicios he intentado no encasillarme, ya que me gusta que mi repertorio sea muy amplio y variado. No tengo ninguna preferencia de estilo”, comentó McGregor, quien se dio a conocer con “Trainspotting” (1996).

Basada en una historia real, los orígenes del mundo de Winnie the Pooh datan de principios del siglo XX, cuando un niño llamado Christopher Robin Milne conoció a la osa Winnie durante su visita al zoo de Londres.

El pequeño se encariñó con el animal -al que casualmente le gustaba la miel y trepar por los árboles- y decidió rebautizar a su oso de peluche como Winnie the Pooh.

Esta historia inspiró a su padre, el escritor británico Alan A. Milne, quien convirtió a Winnie en el protagonista de una serie de cuentos infantiles dirigidos a su hijo, los cuales comenzaron a publicarse en 1926, alcanzando un gran éxito.

Las aventuras del peluche y sus amigos serían llevadas al cine años más tarde de la mano de Walt Disney; primero en tres cortos y, posteriormente, con el largometraje “Lo mejor de Winnie the Pooh” (1977), que unía los tres anteriores.

Con “Christopher Robin, Un reencuentro inolvidable”, la compañía Disney continúa con su estrategia de remasterización de obras clásicas, como ya hizo con “Cenicienta” (2015) o “La Bella y la Bestia” (2017), entre otras.

Lucía Gallo


Anuncio