Anuncio
Share

CIDH decidirá en diciembre si reabre el caso del asesinato de Guillermo Cano

Fotografía cedida por la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) que muestra a representantes del Estado (de espaldas), liderados por el embajador de Colombia ante la Organización de los Estados Americanos (OEA), Alejandro Ordoñez (i, de espaldas), durante una reunión con la directora de programas para el Centro de Derechos Humanos Robert F. Kennedy, Angelita Baeyens (d); el director ejecutivo de la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP), el abogado Pedro Vaca (2-d); la viuda de Cano, Ana María Busquets (3-d); el relator de la CIDH para Colombia, comisionado Francisco José Eguiguren Praeli (2-i, arriba), y el relator para la Libertad de Expresión, Edison Lanza (i, arriba, escondido), hoy martes, 2 de octubre de 2018, en Boulder, Colorado (EE.UU.). EFE/Cortesía SIP/SOLO USO EDITORI
EFE

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se comprometió hoy a decidir en diciembre si reabre el caso de Guillermo Cano, el director del diario colombiano El Espectador asesinado en 1986 tras denunciar las actividades de los capos de narcotráfico.

Miembros de la Comisión expresaron hoy ese compromiso durante una reunión privada con familiares de Cano en el marco del 169 periodo de sesiones del organismo, que se celebra en Boulder (Colorado).

Tras el encuentro, el director ejecutivo de la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP), el abogado Pedro Vaca, explicó que el relator de la CIDH para Colombia, Francisco José Eguiguren Praeli, se comprometió a trasladar al resto del organismo la petición de la familia para reactivar el caso.

“Se comprometieron con fechas para los familiares y sus representantes. Diciembre de este año en principio deberíamos tener una evaluación por parte del pleno de la comisión”, dijo Vaca en declaraciones a dos periodistas, entre ellos Efe.

De acuerdo a Vaca, la CIDH se comprometió también a dar “prioridad al caso para redimir el tiempo desperdiciado”, puesto que el asunto ha estado parado en el organismo durante años.

A petición de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), la CIDH estudió el caso del asesinato de Cano y concluyó en 2001 que el Estado colombiano había incumplido su deber de proteger la vida del periodista y tampoco había hecho los esfuerzos necesarios para investigar, juzgar y sancionar a los responsables.

Aunque la Comisión se posicionó en 2001, la familia no conoció la existencia de esa decisión hasta abril de 2018 por una serie de “errores y situaciones que no se pueden explicar”, detalló Vaca.

Cano fue tiroteado por sicarios en la noche del 17 de diciembre de 1986 cuando salía hacia su casa luego de escribir su último editorial en su despacho de El Espectador.

En 2010, la Fiscalía de Colombia declaró el asesinato como crimen de lesa humanidad, lo que impide que prescriba, y consideró que el delito se produjo como “parte de un plan urdido” por el desarticulado Cartel de Medellín, liderado entonces por el narcotraficante Pablo Escobar Gaviría, muerto en 1993.

En los casi 32 años del delito, la Justicia colombiana solo ha condenado a una persona por el asesinato de Cano.

A la reunión de hoy con miembros de la CIDH acudió la viuda de Cano, Ana María Busquets, su hija, María José Cano, y su nieta María José Medellín; así como el director ejecutivo de la SIP, Ricardo Trotti, entre otros.

La delegación del Estado colombiano estuvo liderada por el nuevo embajador de Colombia ante la Organización de los Estados Americanos (OEA), Alejandro Ordóñez.


Anuncio