Anuncio
Share

Transporte de carga pesada busca soluciones al masivo déficit de conductores

El camionero cubano Naisbel Franqueiro, de 29 años y residente en Miami, introduce las horas trabajadas en un dispositivo de registro electrónico, durante una parada realizada el 30 de septiembre de 2018, en Beasley, a 45 millas al suroeste de Houston (Texas). EFE
EFE

La industria del transporte de carga pesada en EE.UU. busca alternativas que logren paliar el actual déficit de 50.000 conductores y que podría duplicarse en menos de una década, pero el cambio generacional y las modificaciones normativas se interponen.

Según John Esparza, presidente de la Asociación de Conductores de Transporte Pesado de Texas (TTA, en inglés), solo en Texas hay una escasez de 15.000 conductores, número que podría llegar a las cifras actuales a nivel nacional de 50.000 puestos de trabajo vacantes en el sector en apenas una década.

“La gran mayoría de conductores en el país están a poco menos de diez años de su jubilación, y todo indica que ser chófer de carga pesada, que implica estar fuera de casa mucho tiempo, no incita al sector más joven”, señaló Esparza a Efe.

El titular de TTA sostiene que ante esa falta de interés las empresas de carga más importantes del país han elevado los salarios y los incentivos laborales, pero no han logrado resultados favorables y, según la American Truck Association, el déficit de conductores de vehículos de carga pesada podría alcanzar los 100.000 en 2021.

Según Esparza, otro de los factores que desalientan la contratación de conductores de carga pesada son los cambios normativos impuestos a la tramitación de la licencia de conducir especializada.

En Texas, el trámite podría tardar hasta 10 semanas luego de tomadas las pruebas de rigor que exige el Departamento de Seguridad Pública de Texas (TDPS, en inglés).

“Ese lapso es crucial porque mientras los nuevos conductores esperan, deben mantener a sus familias, y entonces buscan otras actividades laborales o desisten de sus planes de incorporarse como conductores en la industria”, indicó Esparza.

Tal es la situación que empresas como Jetco, una de las mayores del país en este sector, buscan conductores de otros países como México, Colombia y hasta Rusia.

De acuerdo a Esparza, en algunas zonas de Texas, especialmente donde se encuentran los yacimientos de gas natural y de petróleo, las empresas ofrecen a los conductores salarios promedio desde 60.000 dólares para empezar.

“Pero también hay una necesidad de contratar a más técnicos capacitados en mecánica de camiones pesados y de sistemas hidráulicos”, advirtió.

En el Puerto de Houston, uno de los más importantes del país, la capacidad de almacenamiento de carga ha llegado a su tope y existen planes para triplicar su tonelaje en los próximos 15 a 20 años, lo que aumentaría la demanda de transporte terrestre.

Para Esparza, esta crisis de falta de conductores especializados en carga pesada podría revertirse con un plan migratorio integral que permita a los indocumentados interesados acceder a un puesto de trabajo en la industria.

Otra de las frustraciones que reducen la productividad a nivel nacional tiene que ver con la implementación obligatoria de dispositivos de registro electrónico que controla el número de horas de los conductores de carga pesada.

El cubano Naisbel Franqueiro, de 29 años y residente en Miami, tiene pocos años como conductor de un camión de carga pesada cuya mercadería debe trasladar a lo largo del sur de EE.UU.

“Cada 11 horas de manejo debo detener mi camión y descansar un mínimo 10 horas antes de emprender recorrido, porque así lo establece la ley”, afirmó Franqueiro, que pernocta y cocina en su vehículo.

Aunque admite que es un trabajo difícil porque debe ausentarse de casa a veces por varias semanas, asegura que le gusta porque recibe un salario atractivo.

“Sin embargo, mi meta no es llegar a la edad para jubilarme haciendo esto. Quiero buscar otras alternativas, que me acerquen más a casa y no tenga que viajar tanto”, indicó Franqueiro, quien no puede trabajar más de 70 horas en un periodo de 8 días por ley.

Una de las posibles soluciones a esta falta de conductores a medio plazo es la conducción autónoma que, de la mano de fabricantes como Tesla y Nikola Motors, promete llenar las carreteras de estos “gigantes eléctricos”.


Anuncio