Escobar, la demócrata latina que busca "con amor" el cambio en Texas

EFE

La candidata demócrata al Congreso por El Paso, Verónica Escobar, es una de las principales bazas de su partido para tratar de cambiar la tendencia política en Texas, un estado de tradición conservadora, lo que la aspirante sostiene que es básico hacer desde "el amor y la compasión".

Escobar consideró en una entrevista con Efe que al estado de la estrella solitaria ya le ha llegado "la hora del cambio" y de rechazar "las políticas de crueldad que llegan desde Washington", porque, subrayó, es momento de hablar de los temas con un enfoque humano.

"Hay que parar de describir la frontera con México como un área de miedo, cada vez que un político se refiere a ello lo hace en términos de seguridad. Ese trabajo ya está hecho, es tiempo de hablar de la gente, de cómo vamos a tratar a los que están en EE.UU., como los 'soñadores' o los indocumentados", manifestó.

No dudó en criticar a su propio partido por participar "durante años en el discurso de inseguridad", pero espera que si obtienen buenos resultados en las elecciones legislativas, en las que se renovará toda la Cámara Baja y un tercio de la Cámara Alta, inicien una reforma migratoria.

Ante estas perspectivas, Escobar, en la carrera por el distrito texano número 16 en el Congreso, instó a la comunidad latina a ejercer su derecho al voto y favorecer dicho cambio a través de candidatos que "inspiren" la defensa de sus derechos.

En Texas, según cifras de la Oficina del Censo de Estados Unidos con datos de 2017, la población hispana superó los 11 millones de personas, registro que en la región fronteriza se hace más evidente por su cercanía con México.

"El voto latino puede cambiarlo todo aquí en Texas, si los hispanos salen a votar y lo hacen por mí o alguien como Beto O'Rourke (candidato demócrata contra el senador republicano Ted Cruz) que conoce los beneficios de la inmigración. Ya es hora de enviar a alguien con estos valores al Senado nacional", argumentó.

Precisamente O'Rourke es el actual congresista por El Paso, un distrito fronterizo tradicionalmente liberal en el que, según palabras de Escobar, "la gran batalla electoral" se produce en la primarias, donde se elige al candidato final que compite contra el republicano en noviembre.

En marzo de este año, Escobar se impuso de forma clara a cinco compañeros demócratas con el 61,42 % de los votos (30.630 papeletas) frente al 22,04 % (10.992) de Dori Fenenbock, segunda clasificada.

Mientras tanto, en las elecciones, el que será su rival republicano, Rick Seeberger, obtuvo el triunfo con el 69,34 % sobre su oponente, pero ese porcentaje representa un total de votos de 7.273.

La candidata, de origen latino de tercera generación, señaló que trabaja "muy duro de puerta en puerta" para conocer los problemas de las comunidades de El Paso y hacerles llegar el mensaje de que "no se van a quedar en casa", y afrontarán las políticas "crueles" que llegan desde el Gobierno.

"Las familias me dijeron que tenían dos prioridades: el sistema sanitario, necesitamos que todas las personas tengan un seguro médico; y la necesidad de luchar contra las mentiras que se dicen en Washington sobre el peligro de los pueblos de la frontera, de que el país debe tener miedo de lo que ocurre aquí", detalló.

En su discurso remarca que su herramienta será siempre trabajar "con amor y compasión" para corregir "los tiempos difíciles" que vive la comunidad inmigrante desde la llegada del presidente Donald Trump.

Para ella, es "triste" que millones de estadounidenses votaran "por un hombre que es racista", y solo explicó esta decisión de sus compatriotas porque "en ocasiones las personas tienen miedo de los cambios rápidos o porque también son racistas".

En su opinión, no hay que perder la esperanza en unir de nuevo al país con "conversaciones necesarias, aunque difíciles" sobre inmigración, y el modo en que se deben tratar a otras personas que "vienen buscando ayuda" desde otros países.

"Tenemos que vernos en el espejo y preguntarnos qué le vamos a decir a nuestros hijos dentro de veinte años cuando todo se ve más claro. Estamos viviendo en un tiempo feo, por eso tenemos que trabajar con amor y compasión contra la crueldad", concluyó Escobar.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
60°