Anuncio

Fiscalía investigará los dispensarios de marihuana en Colorado

Las autoridades federales anunciaron hoy que investigarán los dispensarios de marihuana en Colorado, sin importar si cumplen con las leyes vigentes, para asegurar que no participen en la producción ilegal de esa sustancia, aún prohibida a nivel nacional. EFE/ARCHIVO

Las autoridades federales anunciaron hoy que investigarán los dispensarios de marihuana en Colorado, sin importar si cumplen con las leyes vigentes, para asegurar que no participen en la producción ilegal de esa sustancia, aún prohibida a nivel nacional. EFE/ARCHIVO

EFE

Las autoridades federales anunciaron hoy que investigarán los dispensarios de marihuana en Colorado, sin importar si cumplen con las leyes vigentes, para asegurar que no participen en la producción ilegal de esa sustancia, aún prohibida a nivel nacional.

Según el fiscal federal Bob Troyer, la decisión se tomó “basada en la seguridad de las personas” y afirmó que su oficina “no toma decisiones basadas en etiquetas como ‘en cumplimiento de las leyes estatales’”.

Específicamente, dijo el fiscal, los investigadores federales buscarán asegurarse de que los dispensarios, aunque debidamente habilitados por el gobierno de Colorado, no participen en el mercado negro de la marihuana, por ejemplo, por medio de cultivos no autorizados, sea en viviendas o en terrenos públicos o privados.

Dijo que “muy pronto” comenzarán las investigaciones conjuntas con los grupos antidrogas de Colorado de dispensarios en la zona metropolitana de Denver que podrían estar en manos de “organizaciones ilegales de narcotráfico”.

Estadísticas del gobierno federal indican que desde 2012 (cuando se aprobó la ley de marihuana recreativa que luego entró en vigor en enero de 2014) hasta la fecha se detectaron y destruyeron 7,3 toneladas de plantas de marihuana cultivadas ilegalmente, mayormente en el oeste y en el sur del estado.

Según Troyer, la destrucción en 2017 de unas 80.000 plantas de marihuana en plantíos no autorizados en tierras federales de Colorado “habría convencido” a los traficantes que esa estrategia “ya no es un buen negocio”, dado que durante 2018 el número de plantas incautadas es mucho menor.

Esa situación habría entonces llevado a algunos grupos de narcotraficantes a asociarse con negocios legítimos de marihuana, para proseguir con el cultivo ilícito de esas plantas.

Por su parte, el quinto reporte anual del Área de Alta Intensidad de Tráfico de Drogas en las Montañas Rocosas (RMHIDTA), afirma que en Colorado existen 144 organizaciones clandestinas de cultivo de marihuana que luego envían esa sustancia a 24 estados.

En un comunicado de prensa en respuesta a la decisión federal, Kristi Kelly, directora ejecutiva de Marijuana Industry Group (MIG), que agrupa a los dispensarios y negocios asociados en Colorado, expresó su “extrema preocupación” por la posibilidad de que se investigue a “dispensarios legales que hacen todo lo posible para cumplir con las leyes de Colorado”.

Kelly recordó que MIG está a favor de “fuertes reglas para la industria de la marihuana”, pero lamentó que el fiscal federal haya tomado su decisión sin consultar con los dueños de dispensarios y sin haber provisto un foro para aclarar la interpretación de las leyes vigentes.


Anuncio