Anuncio

El Ejército ataca Afganistán con su avión más moderno y polémico

Fotografía cedida por la Marina estadounidense que muestra a unos pilotos y marineros mientras esperan el final del abastecimiento de dos cazabombarderos F-35B desde el buque de asalto anfibio clase Wasp USS Essex (LHD 2) este 27 de septiembre de 2018, en alguna parte de la región central, que conecta el Mediterráneo y el Pacífico a través del Océano Índico occidental. EFE/Francisco J. Diaz Jr./U.S. Marine Corps/SOLO USO EDITORIAL/NO VENTAS

Fotografía cedida por la Marina estadounidense que muestra a unos pilotos y marineros mientras esperan el final del abastecimiento de dos cazabombarderos F-35B desde el buque de asalto anfibio clase Wasp USS Essex (LHD 2) este 27 de septiembre de 2018, en alguna parte de la región central, que conecta el Mediterráneo y el Pacífico a través del Océano Índico occidental. EFE/Francisco J. Diaz Jr./U.S. Marine Corps/SOLO USO EDITORIAL/NO VENTAS

EFE

El Ejército anunció hoy que ha utilizado sus cazabombarderos F-35B para ejecutar un ataque en Afganistán, en la que supone la primera acción de combate de esta moderna aeronave capaz de despegar en vertical y que ha sido calificada como “el instrumento de guerra más caro de la historia”.

“El F35 Bravo ejecutó sus primeras acciones de combate hoy en Afganistán (...) en apoyo a la Operación Centinela de la Libertad”, anunció el Cuerpo de Infantería de Marina de EE.UU. a través de un mensaje publicado en su cuenta oficial de Twitter, en el que adjuntó imágenes del moderno aparato.

De acuerdo con un comunicado divulgado por el Ejército, la operación, que fue “un éxito”, tenía por objetivo “despejar” una zona controlada por combatientes talibanes.

Este caza es una de las tres variantes del emblemático F-35, y está considerado como uno de los aviones más modernos del mundo.

Entre sus virtudes destaca su capacidad para pasar desapercibido por sistemas de localización enemigos, su velocidad supersónica y, sobre todo, su sistema de despegue y aterrizaje vertical, lo que la convierte en un aparato de gran utilidad en superficies irregulares.

Sin embargo, su elevado precio -próximo a los 100 millones de dólares, lo que le ha llevado a ser calificado por algunos medios como “el instrumento de guerra más caro de la historia"- y diversos problemas técnicos sufridos en su fase de desarrollo, que obligaron a posponer su puesta de largo en combate, ha suscitado críticas.

En el pasado, los Marines habían anunciado que su escuadrón de cazas F-35B estaba listos para ser desplegado en julio de 2015, pero hasta este jueves no ha podido ser utilizado en acciones de combate.


Anuncio