Anuncio

Acusada de asesinato de empresario canadiense en Puerto Rico declarará en juicio

Fotografía de archivo de la ciudadana estadounidense Áurea Vázquez Rijos (i), acusada de encargar en 2005 a un sicario que asesinara a su marido, el empresario canadiense Anhang Uster. EFE/Archivo

Fotografía de archivo de la ciudadana estadounidense Áurea Vázquez Rijos (i), acusada de encargar en 2005 a un sicario que asesinara a su marido, el empresario canadiense Anhang Uster. EFE/Archivo

EFE

Áurea Vázquez Rijos, acusada de conspiración para matar a su exmarido, el empresario canadiense Adam Anhang Uster, declarará en el juicio federal que se sigue en la capital puertorriqueña contra ella, su hermana y el que fuera esposo de esta.

La abogada de Vázquez Rijos, Lydia Lizarríbar, anunció hoy que la mujer será el tercer testigo de la defensa, lo que provocó sorpresa al no estar obligado a ello.

El juez federal que preside el juicio, Daniel Domínguez, informó que según la normativa Vázquez Rijos no tiene obligación de declarar y que la Fiscalía podrá, después, interpelarla también.

El juicio contó hoy con la novedad de la presencia en la sala de la madre de Vázquez Rijos, quien trajo con ella a la hija de 3 años de la acusada.

Áurea Vázquez Rijos, su hermana Marcia y el ex marido de esta, José Ferrer, están acusados de conspiración para asesinar a Anhang Uster, un empresario que firmó en 2005 un acuerdo prematrimonial con Áurea que establecía que en caso de fallecer uno de los cónyuges el superviviente se quedaría con el 30 % del patrimonio del otro.

Anhang Uster poseía un negocio inmobiliario que en el acuerdo prematrimonial fue valorado en 24 millones de dólares, lo que significa que Áurea, si fallecía su marido, se embolsaría 8 millones de dólares.

El empresario, que quería divorciarse, fue asesinado en una calle del casco histórico de la capital puertorriqueña a manos de Alex Pabón, quien lo apuñaló y golpeó en la cabeza con una piedra, cerca de la medianoche del 22 de septiembre de 2005, tal y como confesó en este juicio, donde aclaró que fue contratado por los acusados.


Anuncio