Anuncio

Mattis acepta “ciertos riesgos” que permitan alcanzar un acuerdo con Pionyang

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo (i), conversa con la embajadora estadounidense para las Naciones Unidas (ONU), Nikki Haley (d), durante el Consejo de Seguridad de laONU en el marco del 73 periodo de sesiones de la Asamblea General de la ONU, en la sede de la ONU en Nueva York, Estados Unidos, hoy, 26 de septiembre de 2018. EFE

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo (i), conversa con la embajadora estadounidense para las Naciones Unidas (ONU), Nikki Haley (d), durante el Consejo de Seguridad de laONU en el marco del 73 periodo de sesiones de la Asamblea General de la ONU, en la sede de la ONU en Nueva York, Estados Unidos, hoy, 26 de septiembre de 2018. EFE

EFE

El secretario de Defensa, James Mattis, defendió hoy que merece la pena tomar “ciertos riesgos” para alcanzar el objetivo de que Corea del Norte abandone su programa de armamento nuclear.

“Como todos sabéis, se toman ciertos riesgos en la guerra y se toman ciertos riesgos en la paz”, dijo el titular de la cartera de Defensa a un grupo de periodistas en el Pentágono.

Con sus palabras, Mattis quiso matizar la respuesta dada ayer por el futuro comandante de las Fuerzas Armadas en Corea del Sur, el general Robert Abrams, al ser preguntado en el Senado sobre la idoneidad de cancelar algunos ejercicios militares como gesto de buena voluntad hacia Corea del Norte.

Abrams consideró que, a pesar de que las maniobras canceladas, conocidas como Guardián de la Libertad, son unos ejercicios “clave”, su suspensión solo tuvo un “leve” efecto en la preparación de las tropas, por lo que apenas supuso un “riesgo prudente” de cara a mejorar las relaciones con Pionyang.

Este miércoles, el secretario quiso recalcar que la cancelación de dichas maniobras prácticamente no tuvo ningún efecto y que, en todo caso, la amenaza norcoreana es “insignificante” en estos momentos.

“Hay que hacer énfasis en la palabra ‘leve’. Ciertamente, si no entrenas hoy puedes decir que se producirá una leve degradación”, reflexionó Mattis.

El Pentágono mantiene cerca de 28.500 apostados en Corea del Sur, un despliegue que ha sido criticado reiteradamente por el presidente, Donald Trump, debido al elevado coste de la operación, que ronda los 1.600 millones de dólares, cuyo pago se dividen a partes iguales Washington y Seúl.


Anuncio