Anuncio

Un Trump aislado insiste en endurecer la presión sobre Irán

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump. EFE/Archivo

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump. EFE/Archivo

EFE

El presidente, Donald Trump, insistió hoy en endurecer la presión sobre Irán y amenazó al país con nuevas sanciones, pese al aislamiento internacional que sufre Washington desde que se retiró del acuerdo nuclear de 2015.

“Impondremos más sanciones que serán más fuertes que nunca, para afrontar toda la gama de actividades malignas de Irán”, dijo Trump, redoblando el mensaje contra Teherán que ya había lanzado en su intervención de este martes ante la Asamblea General de la ONU.

Hoy, aprovechando que Estados Unidos preside este mes el Consejo de Seguridad, Trump encabezó por primera vez una reunión del máximo órgano de decisión de Naciones Unidas, en la que volvió a poner a Irán en el punto de mira.

La cita, sin embargo, volvió a hacer evidente que la estrategia estadounidense no tiene el respaldo del resto de las potencias, que siguen defendiendo el pacto nuclear.

Tanto los países europeos como Rusia y China siguen considerando que ese pacto es la mejor herramienta para tratar con Teherán y están tomando medidas para garantizar su supervivencia.

Esa situación la subrayó hoy el líder iraní, Hasán Rohaní, quien recalcó que EE.UU. se ha quedado “solo” y vaticinó que en algún momento terminará por dar marcha atrás y volver al pacto.

Rohaní dio la réplica a Trump en una conferencia de prensa celebrada en un hotel neoyorquino poco después de la reunión del Consejo de Seguridad.

El presidente iraní destacó que la retirada del acuerdo nuclear ha “aislado” a Estados Unidos y dijo que “algún día” Washington comprenderá que lo que está haciendo no beneficia a nadie.

Rohaní, tranquilizado tras los últimos contactos con la Unión Europea (UE), reiteró que su país seguirá respetando el acuerdo nuclear mientras continúen los beneficios vinculados a él.

En todo caso, avisó que si esa situación cambia, Teherán tiene “otras opciones” en su mano.

El pasado lunes, tras una reunión en la ONU, la Unión Europea (UE) anunció que ha decidido crear un mecanismo especial para facilitar los negocios con Irán y evitar así las sanciones que EE.UU. ha vuelto a imponer tras romper el pacto nuclear.

El movimiento europeo, que no ha gustado nada a Washington, debería permitir entre otras cosas que Irán siga exportando petróleo y aliviará la presión económica que busca la Casa Blanca.

Preguntado hoy al respecto, Trump aseguró no estar enfadado con la decisión de los Veintiocho y vaticinó que los europeos “se portarán muy bien” en lo relativo al régimen de sanciones de EE.UU.

“Simplemente estén atentos”, dijo el presidente estadounidense a los periodistas, un día después de que su secretario de Estado, Mike Pompeo, se mostrase “perturbado y profundamente decepcionado” con la decisión de la UE.

Los países europeos, sobre todo aliados próximos de EE.UU. como el Reino Unido y Francia, están de acuerdo con Washington en que es necesario contrarrestar las acciones de Irán en Oriente Medio, pero insisten en que es mejor hacerlo fuera del acuerdo nuclear.

El pacto, que fue consagrado en una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU en 2015, ha sido hasta ahora respetado por Teherán, según los expertos de Naciones Unidas.

El presidente francés, Emmanuel Macron, defendió hoy que, aunque el acuerdo nuclear “es imperfecto”, supone un “paso decisivo”, y criticó las sanciones de Estados Unidos.

“Estoy de acuerdo con los objetivos del presidente de EE.UU. incluso si estamos en desacuerdo sobre el acuerdo nuclear, pero creo que deberíamos construir juntos una estrategia de largo plazo, y que no solo puede centrarse en sanciones y contención”, señaló.

La primera ministra británica, Theresa May, también expresó su compromiso de “preservar” el acuerdo nuclear de 2015, que definió como “la mejor forma” de evitar que Irán obtenga un arma nuclear.


Anuncio