Una ong denuncia que la Policía de Phoenix es la más violenta del país

EFE

La organización Justice That Works (Justicia que funciona) declaró hoy al Departamento de Policía de Phoenix la fuerza policial más violenta y mortífera de Estados Unidos por los 38 tiroteos en los que participaron algunos de sus agentes en lo que va de este año.

La organización sin fines de lucro comparó a la policía de Phoenix con otros departamentos de ciudades que también son calificadas como violentas por el uso de armas de fuego y encontró que es la más violenta.

Justice That Works indicó que el Departamento de Policía de Los Ángeles, considerada la ciudad más violenta del país, reportó 28 disparos a manos de sus agentes en 2018 y el de Chicago, otra ciudad marcada por la violencia, solo nueve.

Lucia Sandoval, vocera de la organización Puente, que trabaja en alianza con Justice That Works, dijo a Efe que esta situación no es nueva por parte del Departamento de Policía de Phoenix, al que calificó de "abusivo" y "violento".

"El año pasado hubo 17 muertes a manos de la policía de Phoenix, desde que entró la nueva jefa (Jeri Williams) al departamento han aumentado las muertes, ella tiene un récord de enseñarles a sus oficiales tácticas que han matado a personas, junto a la cultura de perfil racial, por lo que nuestras comunidades son las más afectadas por dichas tácticas de terror", explicó.

La jefa de la policía de la ciudad declaró a medios locales que siente preocupación por las acusaciones de violencia policial y ha pedido un estudio independiente cuyos resultados se darán a conocer a fin de año.

Además están trabajando con los oficiales para aumentar el entrenamiento para respuestas no letales.

Williams señaló que espera que los resultados del estudio proporcionen un plan de acción que se pueda compartir con la comunidad.

El último tiroteo en el que ha estado involucrado un oficial de policía en Phoenix ocurrió el 22 de septiembre. Un sospechoso no identificado recibió un disparo y se encuentra en estado crítico.

Justice That Works señala en su página oficial que la policía y las prisiones socavan la seguridad, la equidad y la dignidad, pues inyectan violencia en las comunidades marginadas, crean y perpetúan la pobreza y el trauma intergeneracional y privan de dinero y recursos de las inversiones sociales para crear comunidades saludables.

"Familias nos han contado como entra la policía a sus casa y mata a sus hijos, no es la solución darles más dinero a un departamento de policía que mata a nuestra gente', expresó Sandoval.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
56°