Anuncio

Haspel aboga por reforzar alianzas de la CIA en tiempos para el aislacionismo

En su primera aparición pública desde que fue confirmada por el Senado en mayo, la directora de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Gina Haspel, defendió hoy la importancia de la diversidad y de las alianzas como "única manera" de hacer frente a las amenazas que se ciernen sobre el país. EFE/Archivo

En su primera aparición pública desde que fue confirmada por el Senado en mayo, la directora de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Gina Haspel, defendió hoy la importancia de la diversidad y de las alianzas como "única manera” de hacer frente a las amenazas que se ciernen sobre el país. EFE/Archivo

EFE

En su primera aparición pública desde que fue confirmada por el Senado en mayo, la directora de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Gina Haspel, defendió hoy la importancia de la diversidad y de las alianzas como "única manera” de hacer frente a las amenazas que se ciernen sobre el país.

“El trabajo en equipo es la única manera efectiva de hacer frente al abanico de amenazas complejas a las que nos enfrentamos por todo el mundo”, dijo Haspel durante su intervención en un seminario sobre liderazgo organizado por el Centro McConnell, de la Universidad de Louisville, en la que estudió la funcionaria.

Lejos del discurso aislacionista de la actual Administración, la directora de la emblemática agencia de espionaje recalcó la importancia de los socios internacionales en un escenario global, por lo que la institución está “construyendo nuevas alianzas” y está trabajando “más estrechamente que nunca” con las agencias de inteligencia de otros países.

Asimismo, Haspel abogó por la necesidad de contar con una mayor diversidad en la CIA.

“Nuestra misión global requiere que reclutemos y retengamos a los mejores y a los más brillantes estadounidenses, sin tener en cuenta el género, la raza o su ascendencia cultural”, aseveró.

Precisamente Haspel se convirtió en un ejemplo de esa creciente diversidad cuando, de manera inicialmente interina, asumió la dirección de la CIA el pasado mes de abril, convirtiéndose así en la primera mujer al frente de una institución que en 2017 cumplió 70 años de historia.

“Hice todo lo que pude para derribar algunas de las barreras a las que yo me tuve que enfrentar”, aseguró Haspel, quien rememoró cómo al ir asumiendo una creciente responsabilidad como agente encubierto hubo quien llegó a espetarle a la cara que no entendía por qué habían elegido a una mujer para un destino semejante.

Durante su alocución, la directora hizo gala de una templanza que contrasta con la imagen de espía implacable que ensombreció su trayectoria durante los días previos a su confirmación en la Cámara Alta del Congreso, cuando diversos medios criticaron su presunta implicación en los programas de tortura empleados por la CIA.

Según la prensa nacional, supuestamente Haspel fue la máxima responsable de una prisión secreta en Tailandia, que fue abierta por el Gobierno poco después de los atentados del 11 de septiembre de 2001 y a la que fueron trasladados varios presuntos terroristas islamistas.

Sin embargo, esa no es la imagen que hoy trasladó Haspel, que llegó incluso a bromear con la imagen distorsionada que transmite Hollywood sobre el trabajo de los llamados espías.

“En primer lugar, si eres un agente encubierto, un Ashton Martin rojo no es la mejor opción... yo llevaría un Hyundai beige”, dijo con sorna.

A pesar de que Haspel ofreció una visión mucho más global del mundo que la de Trump, la funcionaria no tuvo reparos en alabar algunas de las decisiones del mandatario en materia de política exterior, especialmente en lo tocante a Corea del Norte y China.

“Ciertamente estamos en una mejor situación de la que estábamos en 2017 debido al diálogo que han establecido ambos líderes, el presidente (Trump) y Kim Jong-Un”, opinó.

Según la directora, el diálogo establecido entre Washington y Pionyang, que tuvo su momento álgido el pasado 12 de junio cuando Trump y Kim se encontraron en Singapur, ha supuesto un punto de inflexión respecto al año pasado, cuando la tensión entre ambos países hizo temer un conflicto nuclear.

Sobre China, Haspel denunció que Pekín busca convertirse en un actor “dominante” en el tablero mundial para lo que está intentando reducir la “influencia” estadounidense, una perspectiva alineada con la del Gobierno de Trump.

La directora quiso, además, evitar entrar en polémicas con el jefe de Estado, que en diversas ocasiones ha puesto en entredicho el trabajo de sus propios servicios de inteligencia.

“La CIA es muy resistente y solemos estar extremadamente centrados en nuestras misión, así que no prestamos tanta atención a lo que pasa en Washington”, concluyó Haspel.


Anuncio