Anuncio
Share

Trump carga contra una supuesta víctima de abuso desde su posición de poder

El juez Brett Kavanaugh jura durante su audiencia de confirmación como nominado a la Corte Suprema de Justicia. EFE/Archivo

El juez Brett Kavanaugh jura durante su audiencia de confirmación como nominado a la Corte Suprema de Justicia. EFE/Archivo

EFE

El presidente, Donald Trump, cargó hoy contra la presunta víctima de abuso sexual de su nominado al Tribunal Supremo, Brett Kavanaugh, cuestionando la veracidad de su versión y el momento de salir a denunciarlo.

“No tengo dudas de que si el ataque a la doctora Ford fue tan malo como ella dice, se habrían presentado cargos de inmediato con las autoridades locales por ella misma o sus cariñosos padres”, afirmó en Twitter Trump, quien ha sido acusado de abuso sexual por al menos 16 mujeres.

El mandatario empleó así el altavoz que le proporciona la Casa Blanca para criticar y poner en duda las acusaciones de Christine Blasey Ford, la supuesta víctima de Kavanaugh, sobre unos hechos que tuvieron lugar hace 36 años en una fiesta cuando ambos eran menores de edad y él supuestamente trató de sobrepasarse sexualmente y silenciar sus quejas.

“Los abogados de la izquierda radical quieren que el FBI se involucre AHORA. ?Por qué no llamó a nadie al FBI hace 36 años?”, preguntó Trump, cuestionando que la víctima haya tardado tanto en denunciar los supuestos hechos.

Las palabras de Trump rompen con la línea que había seguido en esta última semana, ya que había intentado mantenerse al margen sin hablar con ninguna de las partes y había asegurado que quería escuchar a acusado y denunciante.

Así, el mandatario optó por atacar directamente la versión de la presunta víctima y cargó contra la petición de que el FBI investigue el caso, algo que él cree que no es necesario y que bastará con una audiencia monográfica del Comité Judicial del Senado, que debe evaluar la candidatura de Kavanaugh y votar si recomendarle o no.

“El juez Kavanaugh es un buen hombre, con una impecable reputación, que está siendo asaltado por el ala de la izquierda radical de los políticos, quienes no quieren respuestas, solo quieren retrasarlo. Los hechos no importan”, enfatizó Trump.

El presidente también aprovechó la serie de ataques contra Ford para pedirle que registre esa denuncia y poder saber de esta manera “fecha, hora y lugar” en que se dieron los hechos.

En esta línea, el mandatario reclamó celeridad en el proceso de confirmación de Kavanaugh, que los demócratas han tratado de retrasar desde el comienzo, independientemente de si la presunta víctima comparece o no ante el Comité Judicial del Senado.

“Dejadla que testifique o no y VOTAD (la confirmación)”, tuiteó Trump, que también criticó los tiempos empleados por los demócratas para publicar la carta en la que Ford relataba los hechos, justo cuando acabaron las audiencias del comité sobre la candidatura de Kavanaugh.

El presidente reprochó a la oposición que se haya guardado la misiva “durante meses” -la recibieron a finales de julio- con el propósito de “obstruir, resistir y retrasar” la confirmación de su nominado.

Hoy mismo, el líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell, restó importancia a los resultados de las averiguaciones sobre las acusaciones de abuso sexual y dijo que Kavanaugh llegará pronto al Supremo.

“Habéis visto la lucha, habéis visto las tácticas (...). En un futuro muy próximo, el juez Kavanaugh estará en el Tribunal Supremo de Estados Unidos”, apuntó el influyente senador en pleno debate sobre cuándo serán las audiencias para evaluar las acusaciones de Ford, que rechazó acudir a testificar el próximo lunes y pidió negociar las condiciones y otra fecha.

Trump ha protagonizado numerosos comentarios sexistas a lo largo de su carrera como empresario e incluso apareció en unas grabaciones del año 2005 en las que presumía de que al ser famoso podía hacer lo que quisiera con las mujeres: “Puedes agarrarles del coño”, relataba.

Las polémicas declaraciones del presidente y el líder republicano se enmarcan en un contexto en el que los conservadores buscan sentar a Kavanaugh en el alto tribunal antes de las elecciones legislativas de noviembre, en las que podrían perder la mayoría de la que gozan en las dos cámara del Congreso complicando la confirmación del nominado.

Según los abogados de Ford, la denunciante ha recibido amenazas de muerte y se ha visto obligada a abandonar el hogar en el que vivía con su familia después de hacer públicas sus acusaciones.

En las últimas horas, un activista conservador cercano a Kavanaugh, Ed Whelan, desató una nueva polémica al sugerir que la acusadora se había equivocado en la identidad del agresor e incluso puso sobre la mesa quién pudo haber sido el abusador, algo por lo que posteriormente tuvo que pedir perdón.


Anuncio