Anuncio

Contradicciones del asesino confeso de marido de exreina de belleza de P.Rico

Alex Pabón, el asesino confeso del empresario canadiense Adam Anhang Uster, de cuya muerte por encargo están acusados la exreina de la belleza puertorriqueña y que fuera su esposa, Áurea Vázquez Rijos (imagen), su hermana Marcia y el antiguo esposo de ésta, José Ferrer, incurrió en contradicciones. EFE/ARCHIVO/POOL

Alex Pabón, el asesino confeso del empresario canadiense Adam Anhang Uster, de cuya muerte por encargo están acusados la exreina de la belleza puertorriqueña y que fuera su esposa, Áurea Vázquez Rijos (imagen), su hermana Marcia y el antiguo esposo de ésta, José Ferrer, incurrió en contradicciones. EFE/ARCHIVO/POOL

EFE

Alex Pabón, el asesino confeso del empresario canadiense Adam Anhang Uster, de cuya muerte por encargo están acusados la exreina de la belleza puertorriqueña y que fuera su esposa, Áurea Vázquez Rijos, su hermana Marcia y el antiguo esposo de ésta, José Ferrer, incurrió en contradicciones.

El abogado de la defensa de Marcia Vázquez Rijos, Fernando Zambrana, le preguntó hoy a Pabón, durante una nueva jornada del juicio, sobre la diferencia de testimonios entre el que dio ante un Gran Jurado federal y el ofrecido en el que se sigue estos días en San Juan.

Pabón dijo en una primera ocasión que confesó el crimen a su amigo Derek Osterman al día siguiente del asesinato, mientras que en este juicio aseguró que lo hizo la misma noche del crimen.

Además, en su confesión ante un Gran Jurado federal, Pabón aseguró que Marcia no estuvo presente en la reunión que sostuvo con Áurea y Ferrer en dos restaurantes de San Juan para planificar el asesinato.

En la versión ofrecida en este juicio sostuvo que en ambas reuniones Marcia sí estuvo presente.

Los abogados defensores tratan de subrayar las contradicciones ante los doce miembros del jurado para poner en duda la veracidad del testimonio de Pabón.

La abogada de Áurea, Lydia Lizarríbar, preguntó a Pabón si tras ser arrestado en abril de 2008 envió cartas para que buscaran a personas que corroboraran su testimonio, lo que reconoció.

En cuanto a su modo de vida, aseguró que ganaba allá por 2005 cerca de 3.000 dólares a la semana con la venta de drogas y que se desempeñaba además como guardaespaldas de un traficante del casco histórico de el Viejo San Juan.

Fue preguntado sobre si tuvo en alguna ocasión relaciones sexuales con Áurea, a lo que respondió negativamente, contrario a lo que había declarado en otra ocasión.

Vázques Rijos, su hermana Marcia y Ferrer están acusados de conspiración para asesinar a Anhang Uster, un empresario que firmó en 2005 un acuerdo prematrimonial con Áurea que establecía que en caso de fallecer uno de los cónyuges el superviviente se quedaría con el 30 % del patrimonio del otro.

El empresario poseía un negocio inmobiliario que en el acuerdo prematrimonial fue valorado en 24 millones de dólares, lo que significa que Áurea, si fallecía su marido, que se quería divorciar de ella, se embolsaría 8 millones de dólares.

El empresario canadiense, según fue desvelado en el juicio, quería divorciarse de su mujer para posteriormente volverse a casar sin un acuerdo de las características del firmado.

Anhang Uster fue asesinado en la confluencia entre las calles San Justo y Luna del Viejo San Juan, donde falleció a manos de Pabón, quien le apuñaló y golpeó en la cabeza con una piedra, cerca de la medianoche del 22 de septiembre de 2005, tal y como confesó en este juicio.


Anuncio