Anuncio

La familia de la activista hondureña Cáceres pide justicia a pocos días del juicio

Ollivia Marcela Zuniga Cáceres, hija de la ambientalista Berta Cáceres, habla durante una entrevista con Efe hoy, jueves 13 de septiembre de 2018, en Tegucigalpa (Honduras). EFE

Ollivia Marcela Zuniga Cáceres, hija de la ambientalista Berta Cáceres, habla durante una entrevista con Efe hoy, jueves 13 de septiembre de 2018, en Tegucigalpa (Honduras). EFE

EFE

Familiares de la ambientalista hondureña Berta Cáceres, asesinada en 2016, exigieron hoy justicia, días antes de que comience el juicio contra ocho hondureños acusados por este crimen, ocurrido cuando la líder se oponía a un proyecto hidroeléctrico y conmocionó activistas de todo el mundo.

Una de las hijas de Berta Cáceres, la diputada Olivia Zúñiga, dijo este jueves a Efe que esperan que el sistema judicial de Honduras “condene con la pena que merecen tanto a autores materiales como intelectuales en un nivel intermedio” con respecto al asesinato de su madre.

Señaló que los ocho imputados “no son los autores intelectuales en el escalón más alto (...) de este asesinato, sin embargo, esperamos que las personas de las se tiene evidencia clara sean condenadas y que haya justicia en este nivel y también en un nivel de autoría intelectual más alto nivel”.

Los encausados en un juicio, que en principio iba a comenzar el 10 de septiembre y que se prevé que finalice el próximo 19 de octubre, se enfrentan a acusaciones por el crimen de Cáceres y la tentativa de asesinato del ambientalista mexicano Gustavo Castro, quien es el único testigo del crimen y el día del suceso era huésped de la ambientalista y resultó herido de bala, aunque no de gravedad.

La presencia de una comisión de expertos que este jueves anunció que seguirá el juicio, según Zúñiga, permitirá hacer “presión internacional” y “evidenciar que la comunidad internacional sigue pendiente del caso y que se haga Justicia para Berta Cáceres”, al igual que el intento de asesinato del ambientalista mexicano.

“Creo que (la comisión) va a ser un elemento crucial e importante para que se rompa el cerco mediático y se esté informando sobre lo que está aconteciendo y que eso sea también un mecanismo de presión para el sistema judicial tan corrupto que tenemos en nuestro país”, subrayó.

La diputada hondureña indicó que el sistema Judicial del país “se ha comportado hasta ahora como un lacayo de los grupos fácticos de Honduras y ha demostrado que no está dispuesta hacer Justicia para Berta Cáceres”.

Reiteró que el sistema judicial “no está actuando de manera correcta a favor de Justicia y en contra de la impunidad”, y dijo que espera que las autoridades hondureñas inicien las investigaciones sobre los autores intelectuales del crimen de Cáceres.

“El Ministerio Público no puede alegar que no tiene información porque, incluso el Grupo Asesor Internacional de Personas Expertas (GAIPE) con menos del 5 por ciento decía que ya se podía iniciar un proceso de investigación contra los autores intelectuales de Berta Cáceres”, explicó.

Lamentó que la familia de Berta Cáceres no ha tenido acceso al cien por ciento de “toda la información y medios probatorios que se recopilaron de vinculación con este asesinato” y acusó a la junta directiva de la empresa Desarrollo Energéticos (DESA) de la autoría intelectual de la muerte de su madre.

“Nosotros hemos denunciado constantemente que la junta directiva de DESA asesino a Berta Cáceres”, aseguró la diputada, quien dijo tener documentos que identifican a los directivos de esa empresa.

Cáceres, quien era coordinadora general del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh), fue asesinada por dos hombres armados que irrumpieron en su casa en la ciudad de La Esperanza, oeste del país.

El crimen se consumó pese a que Cáceres contaba con medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para protegerla de las constantes amenazas que recibía.

Zúñiga afirmó que su familia seguirá “luchando hasta las últimas instancias para que la justicia llegué a los autores intelectuales, porque es fácil que en un país se castigue a los pobres, los empleados, a los mandaderos de los menores tiburones (jefes)”.

Destacó que su familia busca “sentar un precedente por la justicia, por el hecho que no queremos que se asesine nunca más a una mujer luchadora, ambientalista, defensora de los pueblos indígenas, los territorios”.

“Sabemos que esta lucha es muy dura y los riesgos que implica también, sabemos que a quienes nos enfrentamos es al poder económico de banqueros, empresarios, sin embargo, no vamos a callar”, agregó.


Anuncio