Corrupción y negligencia causaron derrumbes en el sismo de Ciudad de México

EFE

La corrupción y la negligencia para revisar construcciones y perseguir a los responsables de obra acentuaron la vulnerabilidad de los edificios en la Ciudad de México y fueron causantes de la tragedia del terremoto del 19 de septiembre de 2017, según un informe dado a conocer hoy.

"La corrupción, la negligencia y la impunidad que ha imperado desde 1985 han hecho aún más grande esta vulnerabilidad. No es solo una mala planeación urbana, sino una serie de acciones" que hacen los edificios más inseguros, dijo hoy a Efe Thelma Gómez, periodista de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).

Tras elaborar una base de datos con 365 registros, la ONG realizó un análisis de 28 edificios colapsados en la capital, para reflejar las irregularidades de obra que se cometieron y el impacto que causó en centenares de familias el sismo de magnitud 7,1, que dejó 369 muertos, 228 de ellos en la capital.

Según la investigadora, existen varios factores que se repiten en los inmuebles analizados, como un común denominador que vertebra la catástrofe de los edificios colapsados en la capital.

Entre las conclusiones de este proyecto, se observaron reglamentos de construcción ignorados por autoridades y constructores, inmuebles levantados con materiales de mala calidad y edificios nuevos construidos sobre cimientos viejos.

Muchas veces, sin respetar el reglamento de construcción que se estableció tras el terremoto de 1985 en Ciudad de México, que se calcula que dejó alrededor de 20.000 fallecidos.

Asimismo, los llamados directores responsables de obra (DRO) tienen "conflictos de interés" porque son contratados por la propia inmobiliaria, señala el informe.

"Esta figura se ha pervertido con el tiempo. (...) Y hay nombres que se repiten y están ligados a autoridades gubernamentales", agregó Gómez.

La periodista denunció también "gran opacidad" por parte de las autoridades e incluso la reserva de ciertos expedientes, dentro de las 800 solicitudes que realizaron.

Sobresale también la falta de detenciones, pues si bien se han dictado órdenes de arresto para cargos intermedios, los propietarios de inmobiliarias o autoridades siguen en libertad. Algunos de ellos, incluso prófugos.

Finalmente, la investigación concluye que detrás de todo desastre hay una "explicación humana". Lo que prueba que "los sismos no matan, la corrupción, sí", tal y como apuntó en la presentación Salvador Camarena, coordinador del proyecto.

En el evento también participaron damnificados de este sismo que dejó miles de edificios dañados en México, entre ellos José Rubén Pablo Soto, propietario de un apartamento que colapsó durante el movimiento telúrico.

"En esta construcción se cometieron irregularidades que nos llevaron a casi perder la vida. Y a casi un año, continuar en la condición de damnificado y con nuestro patrimonio en vilo", destacó.

Así, afirmó que la estructura de la vivienda no estaba bien construida y los materiales eran débiles. Por ello, exigió que los responsables sean enjuiciados.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
53°