Anuncio

Gobernador de Puerto Rico afirma que la infraestructura y sistema energético siguen frágiles

El ayudante general de la Guardia Nacional de Puerto Rico, Isabelo Rivera, habla durante una rueda de prensa. EFE/Archivo

El ayudante general de la Guardia Nacional de Puerto Rico, Isabelo Rivera, habla durante una rueda de prensa. EFE/Archivo

EFE

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, admitió hoy que la infraestructura local “está más vulnerable” y que el sistema energético, que aunque hay zonas más robustas, aún hay otras “más frágiles”, de cara a la posibilidad de que llegara otro huracán a la isla.

Rosselló se expresó así por la posibilidad de que el huracán Isaac, actualmente de categoría 1, afecte la zona durante el próximo fin de semana, lo que ha causado impaciencia entre los puertorriqueños, que tratan de olvidar el impacto causado por María en septiembre del año pasado, pero muchos de los cuales han acudido a los supermercados y grandes superficies, para hacerse con víveres, especialmente agua.

Por ello, contó que en los pasados días, se ha reunido con los directivos de las agencias de emergencia del Gobierno identificando los nuevos procesos para encaminar por el impacto que provocó María.

“Si aún quedan 60.000 hogares sin techo, pues están más vulnerable. Y en la energía, aunque hay un parte más robusta, pues también hay áreas frágiles”, indicó.

“Hay mejoras significativas, pero si Puerto Rico continúa vulnerable en infraestructura, pues hay un compromiso de ahora. Igual que la energía, que debe tener un cambio ahora, y no a diez años, con lo más resiliente posible para poder responder a los grandes retos”, añadió.

Previo a María, el Gobierno de Puerto Rico solo contaba con preparativos para la llegada de un huracán máximo de categoría 2, recordó.

Sin embargo, tras el paso catastrófico de María, tanto el Gobierno federal, como el Ejecutivo y las administraciones municipales, cambiaron los protocolos de emergencia para la temporada de huracanes y para responder a un huracán de categoría 5.

Parte del nuevo protocolo incluye que en vez de tener una sola área centralizada para distribuir comida, medicamentos, entre otros artículos de primera necesidad, ahora todos los municipios cuentan con estos recursos.

“Ahora la gente sabe que un huracán como María es una posibilidad y que ahora hay más disponibilidad”, dijo Rosselló, quien igualmente dijo que actualmente hay 64 personas siendo adiestradas para funciones “muy particulares” en caso de una emergencia de envergadura.

“Se hizo un cambio, no solo a nivel local, sino también federal y municipal. Lo que se vivió por María propuso cambios globales desde FEMA, local y municipal”, explicó el gobernador, quien a su vez, destacó el trabajo del comisionado del Departamento de Salud Pública, Héctor M. Pesquera, pese a ser tan criticado.

“Felicito al comisionado porque ha hecho un trabajo extraordinario en varias áreas que son la gran diferencia, como el que cada puertorriqueño tenga un plan personal para atender la emergencia”, agregó.


Anuncio