Anuncio
Share

Pompeo acusa a Moscú de defender un posible ataque de Gobierno sirio a Idleb

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo. EFE/Archivo

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo. EFE/Archivo

EFE

El secretario de Estado, Mike Pompeo, acusó hoy a su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, de “defender” un posible ataque de las fuerzas gubernamentales sirias contra la provincia de Idleb (noroeste del país), considerado el último bastión de los rebeldes sirios.

“Serguéi Lavrov está defendiendo el ataque de Siria y Rusia contra Idleb. Los rusos y el presidente sirio, Bashar al Asad, acordaron no permitir eso. Estados Unidos ve esto como una escalada en un conflicto ya peligroso”, dijo Pompeo en un breve mensaje de Twitter.

El secretario de Estado parecía estar reaccionando a unas declaraciones que hizo hoy Lavrov, quien defendió el derecho de Damasco a llevar a cabo una operación antiterrorista en Idleb.

Además, en rueda de prensa, Lavrov informó de que Rusia ha entregado a la ONU y a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) pruebas sobre la preparación de un supuesto ataque químico en Idleb, una ofensiva que, según Moscú, sería una “manipulación” para inculpar a Damasco.

Rusia ha instado abiertamente a atacar Idleb, que ve como un “forúnculo” yihadista que debe ser extirpado y cuya conquista por parte de las fuerzas gubernamentales prácticamente pondría fin a más de siete años de guerra.

En las últimas semanas los bombardeos contra Idleb se han multiplicado y varios medios de comunicación han revelado que Rusia está concentrando en el Mediterráneo su mayor presencia naval desde que inició su intervención en Siria, en 2015.

De acuerdo a Moscú, EE.UU. y sus aliados tienen concentrados en la zona cerca de 70 aviones, dos buques y más de 400 misiles de crucero.

En declaraciones a Efe este jueves, un funcionario del Departamento de Estado avisó de que “Estados Unidos y sus aliados responderán a cualquier ofensiva en Idleb o en cualquier otra parte de Siria de manera rápida y apropiada”.

Desde su llegada a la Casa Blanca, en enero de 2017, Trump ha ordenado en dos ocasiones ataques a gran escala contra posiciones gubernamentales sirias, como represalia por los bombardeos con sustancias químicas que Washington ha atribuido a Damasco.


Anuncio